Estudios bíblicos y artículos

Símbolos Que Los Cristianos Deben Evitar



Algunos símbolos que sin saber su significado hemos usado, son invitaciones
que abren puertas al mundo espiritual, y que al tenerlos o usarlos, por ignorancia
estamos permitiendo que nuestro hogar, nuestro trabajo o nuestras relaciones
sean contaminadas. Muchas veces no comprendemos porqué nuestras
oraciones no son contestadas, y la respuesta es que tenemos en nuestra casa,
trabajo, negocio, o en el lugar donde solemos orar, símbolos que encierran
antiquísimos poderes ocultistas usados por brujos y hechiceros a lo largo de la
historia de la humanidad, y que tienen poder para alejar a las personas de Jesús,
el único y suficiente Salvador que puede, con su poder absoluto, liberarnos de
Satanás y sus huestes de maldad.
PENTAGRAMA INVERTIDO: Simboliza la estrella de la mañana, nombre que
Satanás ha tomado para sí. Usada en brujería y rituales ocultos para conjurar
espíritus de maldad. Puede estar dentro de un círculo o no, de cualquier manera
representa a Satanás.
Símbolos Satánicos
Símbolos Que Los Cristianos Deben Evitar

BAFOMET: Único de los Satanistas. Es una deidad demoníaca y es un símbolo
de Satán. Puede verse como joyería, o en rituales de brujos.
HEXAGRAMA: Es uno de los símbolos más potentes usados en los poderes de
las tinieblas. Usado en los trabajos de magia. Se confunde con la estrella de
David, pero ésta estrella está dentro de un círculo.
PENTAGRAMA: Símbolo usado en brujería, representa los elementos, la tierra, el
viento el fuego y el agua, con el espíritu rodeándolos.
SVASTICA O RUEDA DEL SOL: Es un símbolo religioso antiguo usado mucho
tiempo antes de que Hitler tomara el poder. Ha sido usado en inscripciones
Budistas, Monumentos Celtas y monedas Griegas. Representa el curso del sol en
los cielos. También representa el poder del boomerang, todo lo que sube tiene
que bajar, todo lo que haces se devuelve.



CRUZ TAU: Símbolo del dios Matras de los Persas y de Aryans de la India. Para
ellos, Mathras era el ángel de luz, o la luz celestial. Es usado por modernos
masones como símbolo de la T cuadrada.
ANKHA: Simboliza los rituales de fertilidad. Además el espíritu que es el poder
de unión de las representaciones de lo masculino y femenino. Es además
llamado el sello de por vida.



CUERNO ITALIANO: Unicornio. Fue introducido por los Druidas de Escocia e
Irlanda. Es asociado con la Buena suerte y la Buena fortuna. También es usado
como el "ojo del mal". Además significa que Satanás tomará control de tus
finanzas.

CRUZ INVERTIDA: Simboliza burla y rechazo a JESÚS. Los satanistas se ponen
estas cruces como collares. Puedes verla en cantantes de Rock y en las portadas
de sus discos.

ZODIACO: 

  Usado en adoración satánica oculta. Los practicantes conocen a su Dios como
Baal o Lucifer. Esto incluye los signos de los horóscopos.
Publicado por luis M. Quiros en 20:04 0 comentarios 
Etiquetas: articulos

El Poder De La intercesion


Jamás podrá olvidar que, lo último que vio en el momento en el que un violento terremoto sacudía a Armenia -en Colombia-, fue
el rostro sorprendido de su hijo de seis años cuando lo empujó para evitar que una pared cayera sobre su cuerpecito. La mujer
no salía de su asombro y batallaba, minutos después, con la zozobra de saber qué había ocurrido con el menor.

Alrededor una inmensa nube de polvo. A lo lejos, el sonido de las ambulancias y los vehículos de la policía. En cuestión de
segundos todo estaba destruido.

Años después, su hijo contaría que gracias a que su madre se interpuso a tiempo, estaba vivo. Agradecía esa decisión de la
joven progenitora. Ella además, no sufrió mayores consecuencias salvo una que otra contusión que no pasó a mayores.

Armenia se levanta hoy como una ciudad moderna, imponente, con el encanto particular que le imprime ser la capital de un
departamento cafetero. Y en medio de las historias que se vivieron en la tragedia, la de aquella valerosa madre ocupa un
capítulo especial. Se convirtió en una intercesora eficaz.

¿Qué es un intercesor?

La imagen más aproximada de un intercesor es la que nos ofrece la historia de esta madre colombiana. Ella se interpuso para
guardar la vida de su hijo. En cierta medida, arriesgó su propia existencia por salvar la del pequeño.

Un profeta que jugó un papel trascendental en la historia de Israel, asumió el papel de intercesor cuando fue a la presencia de
Dios en oración para pedir misericordia para su pueblo. Daniel, quien entra en escena como un joven deportado hasta
Babilonia y quien llegó a ocupar cargos de relevancia en la corte real, clamó delante del Señor tras leer las profecías de
Jeremías respecto a Jerusalén.

El relato que podemos leer en el libro de Daniel, capítulo uno, versículos del uno al diecinueve, presenta varios aspectos que
vale la pena resaltar para edificación de hombres y mujeres que han asumido su compromiso de intercesores.

La intercesión constituye un período específico de oración

Cuando nos disponemos a interceder por alguien o por un grupo de personas en particular, el primer elemento a considerar es
la necesidad de destinar un tiempo específico para orientarlo sosegadamente a la oración, tal como hizo el protagonista del
relato bíblico. El escribe: “Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.”(versículo
3).

Es lo que además, estamos llamados a hacer cuando atravesamos períodos de crisis, incertidumbre y también, de gozo.

La oración de intercesión confiesa los pecados

Cuando se cumplieron quinientos años del descubrimiento de América, Santiago de Cali celebró una ceremonia especial en la
que pastores invitados desde España, tomaron la palabra para decir:

--Reconocemos que el proceso de descubrimiento y conquista estuvo enmarcado por atropellos a la cultura indígena. Hoy
queremos pedir, en nombre del pueblo español, perdón si en algo atentamos contra su dignidad y tradiciones--.

El evento fue emotivo y, simbólicamente, permitió la reconciliación entre los dos continentes.

Esta figura viene a mi mente al explicar un segundo elemento que rodea la intercesión cuando la hacemos por alguien o quizá
alguna nación. Daniel relata “Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande... hemos pecado,
hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de
tus ordenanzas. No hemos obedecido a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes, a nuestros
príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.”(versículo 4-6).

Observe que Daniel no fue quien pecó, pero para romper ataduras del pasado y buscar el favor de Dios, asumió como
intercesor la responsabilidad por el pecado del pueblo. Paralelamente el profeta reconoció el poder de Dios, en un acto de
humildad y honra que es el mismo que debiéramos asumir. Así lo podemos leer desde el versículo siete hasta el diez.

La oración de intercesión recuerda la fidelidad de Dios

Conservo con mucho aprecio la argolla de matrimonio, al igual que usted. ¿La razón? Cuando la vemos recordamos una vida al
lado de alguien con que Dios nos ha premiado. Es un motivo para evocar buenos momentos al lado de quien nos acompaña.

Pensaba en esto al leer en Daniel la evocación que hace de los buenos momentos en los que el Supremo Hacedor testimonio
su fidelidad para con su pueblo. El oró diciendo: “Ahora pues, Señor Dios nuestro, que sacaste tu pueblo de la tierra de Egipto
con mano poderosa, y te hiciste renombre cual lo tienes hoy; hemos pecado, hemos hecho impíamente. Oh Señor, conforme a
todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, tu santo monte; porque a causa de
nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro.”
(versículos 15, 16).

El Dios que ha estado con nosotros en los períodos de crisis, es el que nos acompaña hoy y quien está atento a nuestras
necesidades, y las del pueblo que representamos, para venir en pronto auxilio.

La oración de intercesión clama la misericordia de Dios

El pasaje bíblico que leemos concluye con la solicitud que lidera Daniel para que Dios, además de escuchar los ruegos,
manifieste su misericordia con el pueblo de Israel y en particular, con Jesuralén.

El protagonista de este relato clamó al Creador:” Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos... abre tus
ojos, y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti
confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias. Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo;
no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo.”(versículos 17 al
19).

Podemos tener la certeza de que, cuando oramos, la respuesta del Señor no se deja esperar.

Si quizá usted es un intercesor, tenga el pleno convencimiento de que su papel es fundamental porque es tanto como colocarse
en la brecha por su vida, la de sus familiares, amigos, conocidos, quizá su ciudad o su país, y esas oraciones, tocan el corazón
de Dios.
Publicado por luis M. Quiros en 19:55 0 comentarios 
Etiquetas: articulos
Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org

Mensajes cristianos