Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org
SOY JOVEN Y YA TENGO 18 AÑOS
Tengo 18 años, ya soy mayor de edad
YA TENGO 18 AÑOS, Y ¿AHORA QUE?
''Tengo 18 años, ya soy mayor de edad, puedo hacer lo que me plazca. Mis padres ya no tienen derecho a decidir sobre mis actos''

Esta es la frase mas escuchada en las chicas de esta edad. Pero esta frase no es del todo cierta. Si que es verdad que tienes 18 y que legalmente para el Estado eres independiente para tomar decisiones. Pero si una chica no es capaz de obedecer a sus padres por encima de todo,independientemente de la edad, significa que no los amas. Que no los respetas. Que no los honras. Que no valoras que alguien que te ama por encima de todas las cosas, te dé sus mejores consejos derivados de sus experiencias. Significa que no amas a las personas que Dios ha puesto para cuidarte, para ayudarte a levantar cuando caes, pero también a corregirte cuando algo no lo haces bien. Eso es amor.

Puedo explicarme mejor;
Si una madre o un padre solo te da regalos, cariños y besos cuando estas en un buen día y cuando haces algo mal, te  encaprichas por algo, te dan ataques de ira, se aparta y no te corrige por miedo a perderte o pensar que ya no lo querrás, esa madre puede quererte, pero no te ama.

Pasar de 17 a 18 es igual que pasar de 20 a 21. Es cumplir un año más de vida. Si que es verdad que es una etapa difícil y mas siendo cristiana. Lo sé por experiencia. Yo amo a Dios y eso debería convertir ese proceso en algo mas llevadero, en algo más fácil.
Podemos tener problemas, pero a veces creemos que estamos solas y no es verdad. Esas cosas que quieres compartir con esa amiga que tienes, pero piensas que diciéndoselo no vas a solucionar nada, solo vas a poder desahogarte. Pero entonces, ¿a quien puedo pedirle ayuda? A Dios. Él es el único que puede quitar nuestros problemas, el único que sabe lo que piensas y vas a hacer antes de que lo hagas. El único que nos ama tanto.

Yo he pasado momentos muy difíciles. Desde problemas en los estudios, problemas en mi casa entre mis padres (casi separándose). Pero eso solo ha servido para ver lo grande que es Dios y todo lo que puede hacer. Dios me ha demostrado como se puede pasar del cero al diez en un momento y así me ha enseñado a buscarlo. Y de esto yo he podido sacar una conclusión; ''
DIOS NO OBRA EN UNA VIDA SI PRIMERO NO LE BUSCAS''

Siempre me han dicho que Dios permite pruebas para que lo busquemos, para que no nos olvidemos de el. Porque quizás si todo fuese color de rosa, si todo fuese sin espinas, no le daríamos gracias a Dios por el día que nos ha permitido vivir, por los alimentos, por tener salud... Por eso es necesario pasar por lo malo, para valorar lo bueno.

Por otra parte, también tenemos otros problemas. Y son las amistades.
Una amistad puede hacerte mucho bien o puede destrozar tu vida. Con destrozar me vengo a referir a, desde darte malos consejos, hasta quitarte tu tiempo con Dios. Una verdadera amiga siempre te va a respetar. Te va a dar buenos consejos. Pero, ¿como reconocer aquel que es un buen amigo o a una buena amiga? Siempre será aquel que ama a Dios.

Si...y
¿que pasa con aquellos que no aman a Dios? ¿Que pasa con los que aun no lo conocen? Para eso estamos nosotras. Yo he tenido amigas que decían ''amar a Dios'', que decían ''ser cristianas'' y no por mucho decirlo se hacía realidad. También he tenido amigas que no conocían a Dios. Y he intentado acercarlas a la iglesia. Es difícil convencer a alguien que aun no conoce a Dios que lo conozca en pleno siglo XXI. Pero esas son las adversidades que el enemigo pone en nuestro camino. Pero con el simple hecho del ejemplo personal, basta para plantar la semilla. Para que noten tu diferencia. ¿Como? No hablando de malas maneras, no vistiendo vulgarmente, respetando a las personas, no juzgando a los demás, no hablar con odio ni ira. Si tu pones de tu parte, Dios hará la suya. Y además de ayudar a esa persona a conocer que es ser un buen cristiano, te estarás ayudando a ti a acercarte más a Dios.
Un buen ingrediente para conseguir el amigo/ la amiga perfecta es la oración. La oración es el mejor paso a la vida que Dios quiere que llevemos. Una vida en santidad, una vida a Su manera.

Podría estar hablando de tantos temas, de tantos problemas que nos pueden llegar a esta edad, que no acabaríamos. Yo no soy perfecta ni mucho menos, pero estoy corriendo mi carrera para serlo. (El lo desea de mi)

Y como última reflexión personal, es que siempre hemos de recordar que
Dios jamás permitirá que lleves una carga más grande de la que puedas soportar. No lo olvides, Dios te ama y no quiere matarte ni hundirte, Dios quiere hacerte una vasija nueva, te intenta moldear de la manera más perfecta. Y si ponemos de nuestra parte, algún día podremos estar con el allí arriba. Si si, en el cielo. ¡es más real de lo que nos pensamos! ?

Bendiciones.
>>  Predicas para mujeres cristianas