Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org
REDIMIENDO EL TIEMPO
Dejemos que el Señor controle nuestras vidas
HOY EN DIA VIVIMOS POR Y PARA NOSOTRAS

Vivimos en un tiempo en que la gente está endiosada en si misma y con esto me refiero a que vivimos por y para nosotras.
En una sociedad donde todo sucede más y más rápido es díficil encontrar tiempo para hacer algo por el prójimo.

Como cristianas debemos entender una cosa;
no es lógico que si amamos a Dios de corazón no empleemos tiempo en nuestro prójimo.
Hoy podemos cometer el error fácilmente de levantar un altar de nosotras mismas y no dejar que el Señor controle nuestras vidas.  Es bueno dedicarse tiempo, ya que si no lo hacemos podemos caer en una baja autoestima que nos puede perjudicar. Vivir en una condición, donde nosotras nos ponemos las normas y no hacer la voluntad de Dios es  egoista  y poco cristiano.

A nuestro alrededor viven y conviven muchas personas que necesitan que les miremos, ayudemos y en definitiva les dediquemos nuestro tiempo. Si lo que nos gobierna es el Amor de Dios, debemos dar a conocerlo. Dios es bueno y el mundo debe saberlo. Redimir el tiempo quiere decir aprovecharlo de la mejor manera.

Es la voluntad de Dios que seamos santas, para ello hay que dedicarle todas las fuerzas y hacerlo con corazón sincero. Ser santas quiere decir, apartadas del mal, pero no apartadas de la necesidad de  las personas.
Muchas personas religiosas se apartan para buscar la santidad pero en realidad estan dejando de lado el ayudar a su prójimo.
Si alguna vez te has sentido desanimada, triste o apática (en exceso) posiblemente sea porque tu tiempo de intimidad con el Señor ha menguado. Muchas veces El permite situaciones adversas para hacernos entender la dependencia que tenemos de su Mano poderosa.
Si consigo ser una mujer que dedica su tiempo a Dios, seguro que entraré en una dinámica mucho más productiva para la sociedad en que vivo.

Hacen falta mujeres líderes de su casa, pastoras de sus hijos, luchadoras que no se rindan ante la dificultad y sobre todo que amen a Dios con todas sus fuerzas.
Hermana redime tu tiempo rindiendo tu vida a Dios.
Hoy dia hacen falta mujeres que luchen en las congregaciones, amen sus hogares y den su vida por su familia. Que no sea tu prioridad alcanzar un ministerio o un lugar preeminente en tu Iglesia, eso no es lo que Dios quiere.
Un ministerio no te coloca al lado de Jesús, pero si lo hace que seas fiel en el lugar donde Dios te puso. Esto solo estarán dispuestas a hacerlo mujeres que le entregaron su tiempo a su Señor el dia que se convirtieron. 
A LA CONQUISTA DE TU HOGAR

Bendiciones.
>>  Predicas para mujeres cristianas