La oración de victoria

1 - LA ORACION DE VICTORIA


¿Qué es la oración?

La oración es Comunión con el Padre. Es un acto solemne.
Durante la oración debemos estar concientes de que nos
estamos acercando a Dios. Debemos estar concientes de que
vamos a hablar con el Creador. Es importante comprender y
entender que Dios está junto a nosotros cuando oramos. La
comprensión de que Dios está realmente presente es lo que
hace de la oración algo Vital y Poderoso. Si no creemos eso, la
oración no tendría ningún valor. La Biblia dice:

"Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es menester
que el que a Dios se allega, Crea que le hay, y que es
galardonador de los que le buscan." (Hebreos 11:6)

Al reconocer la presencia de Dios es fácil orar y fácil creer. Los
primeros discípulos entendieron la importancia de la oración.
Ellos veían las obras increíbles que Jesús hacía. Estaban
impresionados por Su Poder, pero también observaban que
aún cuando era muy de noche el Maestro se levantaba a orar.
Pudieron visualizar que sin oración jamás podrían llegar a ser
como El. Su interés llegó a tal punto que le pidieron a Jesús:

"Señor, enséñanos a orar." (Lucas 11:1)

Esto nos muestra que había una forma correcta de orar. Había
una forma adecuada de orar para alcanzar victoria con Dios.
Cristo accedió a revelarles el secreto y les dijo que ellos
deberían orar de esta manera:
Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org

LA ORACION - LA ORACION DE VICTORIA

Oraciones de Cristo
Oración de guerra

2) La oración de victoria

3) La oración en el Espíritu
4) Los secretos de la oración parte1
5) Los secretos de la oración parte2
1) Hombres de oración
6) Jesús y la oración
7) La voluntad de Dios en la oración

Como orar el Padre nuestro

Oración de Cristo

Oración de Jesús

Oración cristiana

¿Como tenemos que orar?

Como orar el Padre nuestro

¿Como orar el Padre nuestro?

Oración diaria

8) La fe que mueve montañas

“Padre nuestro que estás en los cielos, Santificado sea tu Nombre”

Ahí vemos dos puntos fundamentales en la oración. Primero, que toda oración va dirigida al Padre y
segundo que toda Oración comienza con adoración. Nota que la oración no va dirigida a Cristo, ni
tampoco al Espíritu Santo. Va dirigida al Padre. Jesús dijo:

"Y todo lo que pidiéres al Padre en mi nombre, lo haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si
algo pidiéreis en mi nombre, yo lo haré. " (Juan 14:13)

Este es uno de los secretos elementales en la oración eficaz. Tú pides al Padre, hablas con el Padre, pero
todo lo reclamas en el Nombre de Jesús. El Apóslol dijo:

"Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”
(1ra. Timoteo 2:5)

No hay otra forma de orar. Esa es la fórmula Bíblica y ninguna oración sería eficaz si no va encauzada en
la forma única que enseñó Jesús. Lo segundo que el Señor recalcó fue el Espíritu de adoración que debe
acompañar toda oración. 

“Santificado sea tu Nombre”

Es un llamado a adoración en la oración. Tú le pides a Dios en la oración, pero al mismo tiempo le rindes
a El tu adoración. Dios ansía nuestra adoración devota. La Biblia lo enseña. El Salmo 150:6 dice:

“TODO LO QUE RESPIRA ALABE A JEHOVA."

En el Pozo de Jacob CRISTO le dijo a la Samaritana.

"Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores, adorarán AL PADRE en espíritu y en
verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren." (Juan 4:23)

Es claro que Dios demanda la adoración en el espíritu. Adoración de lo profundo de nuestro ser, con
toda nuestra alma y todo nuestro espíritu esforzándose por rendirle sacrificio de alabanza.
La Oración no es una fórmula, ni algo mecánico donde repetimos como autómatas algo aprendido de
memoria. Es una conversación cara a cara con Dios donde le hablamos al PADRE y usamos el NOMBRE DE
CRISTO para asegurar que nos oye y al mismo tiempo LE ALABAMOS de todo corazón para conquistar Su
gracia. Es conversación con el Padre saturada de contínua alabanza. CRISTO mismo lo hizo así. En Mateo
11:25, Jesús habló con el Padre y le dijo:

"TE ALABO PADRE, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los
entendidos, y las revelaste a los niños"

En su ORACION AL PADRE, EL ALABO ADORANDO SU NOMBRE. Ore a Dios con alabanza y Acción de
Gracias. Entre a la presencia de Dios con glorificación. Alábele por lo mucho que ha hecho por nosotros.
Los poderes del cielo y de la tierra están al servicio de aquellos que han aprendido el secreto de la
adoración. Empiece hoy el hábito de ofrendarle el sacrificio de la alabanza continuamente. (Hebreos 13:15)
Confiésele al Padre en la oración cuánto Ud. le ama. Dígale cuánto le agradece que enviara a Jesús a morir
por nosotros. Déle gracias por todas sus misericordias, y pida, que todo lo que le pida en el NOMBRE DE
JESUS lo recibirá. JESUS añadió que al orar dijéramos:

"Venga Tu Reino."

Su Reino de paz y de abundancia será establecido en la tierra, pero El nos ordenó que oráramos pidiéndolo.
El también dijo que el Evangelio del Reino sería predicado en todo el mundo y entonces vendría el fin.
(Mateo 24: 14) Es pues, nuestra obligación al orar clamar para que Dios envíe obreros a su mies y les
provea para que lleven el Evangelio a toda criatura y SU REINO pueda ser establecido en esta tierra. Si
presentamos primero esta oración desinteresada y clamamos por la evangelización mundial también
podremos reclamar nuestras
peticiones y la contestación vendrá. Este es otro gran secreto de la oración. Clamar primero por la
evangelización de millones de almas sin Cristo para que escapen de la condenación y venga Su Reino. En
otras palabras atendemos en la oración primero lo del prójimo y luego lo nuestro y nuestras necesidades
no quedarán sin contestación. Es un reflejo del Amor de Dios en nuestras oraciones. (Ira. Corintios 13)
La Oración debe hacerse en la voluntad de Dios. En 1ra.Juan 5:14 dice:

"Y esta es la confianza que tenemos en El, que si demandáremos alguna cosa conforme a Su Voluntad,
El nos oye."

Su promesa es clara.:

"PEDID Y SE OS DARA; BUSCAD, Y HALLAREIS; LLAMAD Y OS SERA ABIERTO. Porque todo aquel que
pide recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abre." (Lucas 11:9-10)

El es fiel a Su promesa. Si alguno pide y no recibe es porque no ha pedido en su voluntad. Si Ud. es
inteligente debe demandar de Dios que jamás permita nada que no sea en SU VOLUNTAD. Lo más
mínimo que Ud. reciba que no sea en la voluntad de Dios le servirá de maldición. Por eso Jesús nos enseñó
a orar diciendo:

"Hágase Tu Voluntad, como en el cielo, así también en la tierra."

Si ud. Presenta su oración a Dios en la forma adecuada y está dentro de SU VOLUNTAD, el milagro que se
necesita siempre acontecerá. Muchos se quejan que Dios no los oye. Dicen: "El no contesta mis oraciones."
¿Qué pasa? Lo más probable es que sus vidas están fuera de la perfecta voluntad de Dios. Clame para que
la voluntad de Dios sea hecha en su vida. CRISTO mismo en Getsemaní gimió:

"Padre Mío, si es posible, pase de Mi esta copa, pero no como yo quiero, sino como Tú.” (Mateo 26:39)

El se resignó a la VOLUNTAD del Padre aunque ello significara morir en tormento. Resignarse a la voluntad
de Dios implica Morir al YO. No es que Dios bendiga nuestros planes, sino que se haga Su Voluntad, y ahí
seamos bendecidos. Cristo dijo:

"Si estuviereis en MI, y mis palabras estuvieren en vosotros, pedid todo lo que quisiéreis, y os será
hecho.” (Juan 15:7)

Sólo en Su Voluntad hay victoria y vemos contestación gloriosa a nuestras oraciones. Jesús enseñó a orar.

"El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy"

(Lucas 11:3)
Este es otro gran secreto en la oración. La Oración de éxito implica un contacto diario con Dios. Cuando
la vida espiritual de un hombre empieza a deteriorarse, generalmente se puede encontrar la causa en una
falta de oración diaria abundante. Si Ud. como siervo de Dios no ora diariamente en abundancia las
fuerzas de las tinieblas se movilizarán contra usted y paralizarán fácilmente sus esfuerzos. Hay que
conquistar las victorias en las rodillas, y luego lanzarse a apropiarse de lo que ya es nuestro. En la oración
hay una sustancia verdadera. (Apocalipsis 8:3) Dios las almacena y luego las usa en el momento oportuno
para darnos las victorias. Las oraciones del pueblo de Dios hacen posible la ejecución del plan de Dios
sobre la tierra. Hay que predicar y laborar, pero para que veamos el fruto hay que guardar el contacto día y
noche con Dios.

Esto te muestra que Dios quiere que diariamente estemos dependiendo enteramente de El. Esto lo vimos
cuando derramó el MANA A LOS HIJOS DE ISRAEL. Solo derramaba lo suficiente para la necesidad del día.
Los que trataron de almacenar para varios días, encontraban que criaban gusanos, y no servía para
consumo
humano. Era menester depender de Dios diariamente. No podemos permitir que pase un solo día sin esa
comunión vital con Dios. El cuerpo sufre cuando se le deja un solo día sin ser alimentado. Si ud. alimenta
varias veces al día el cuerpo que es temporal, cuánto más debe alimentar su espíritu que es eterno.

Los hombres victoriosos en la Biblia oraban en abundancia. Daniel fue la confianza de los reyes.
Sobrevivió a peligros de muerte. Era admirado y respetado por los grandes. ¿Cuál fue su secreto? Oraba
tres veces al día con acción de gracias. Ese era un hábito que por nada interrumpía. (Daniel 6: 10). Davíd fue
rey de Israel y era un hombre conforme el corazón de Dios. ¿Cuál era su secreto?

"A DIOS CLAMARE; Y Jehová me salvará. TARDE Y MAÑANA Y A MEDIO DlA ORARE Y CLAMARE, Y El
oirá mi voz" (Salmo 55:16-17).

La oración debe convertirse en algo tan natural como la respiración. Así derrotamos las fuerzas espirituales
que obran contra nosotros y formamos una valla de protección alrededor nuestro. En esa forma estaremos
preparados para la venida del Señor (Lucas 21:36) Jesús enseñó que oráramos:

"y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

(Mateo 6: 12)

Si hay pecado Dios no te contestará. La Biblia dice que Dios no oye al pecador. Si tú pides perdón por
cualquier falta, El no fallará en perdonarte. Así también es necesario que perdones a los que te han
ofendido. Si tú no perdonas, el Padre tampoco te perdonará a ti. Muchos se maravillan que Dios no les
contesta pero se han olvidado que están enojados con el hermano o que no saludan a su vecino.
LA BIBLIA dice:

"Procurad estar en Paz con todo el mundo y la santidad sin la cual nadie verá al Señor." (Hebreos 12:14)

Es menester que vivas en amor si deseas tener victoria en tus oraciones. (1ra. Corintios 13).
Todos estos puntos discutidos son fundamento sólido para una vida de oración victoriosa. Antes de
comenzar a pedir por los niños y el resto de la familia y tus problemas, ora primero lo que Cristo nos enseña
en LA BIBLIA como el comienzo glorioso de todo período de oración. Entonces tu oración moverá las
montañas y ninguna cosa te será imposible.

"Y no nos metas en tentación,mas Iibranos del mal"

(Mateo 6:12)
Todos tarde o temprano nos enfrentamos a la tentación. Si oramos como Cristo ordenó nos anticipamos a
la tentación y nos libramos del mal antes de que nos pueda alcanzar. Algunos oran cuando ya se han
metido en dificultades, no comprendiendo que de haber orado antes, podrían haber evitado la trampa. Es
prevenirse del
mal y evitarlo.

“El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y llevan el daño” (Proverbios 27:12)

JESUS nos enseñó a orar para ser librados de la tentación en lugar de ser rescatados de ella después de
ser atrapados por ella. En Getsemaní Jesús oró con tal desesperación que su sudor cayó como sangre sobre
la tierra. Se preparaba para la prueba gigante que venía. La victoria más grande de los siglos coronó sus
esfuerzos. (Lucas 22:43) Los discípulos también iban a ser probados, pero dormían. Cristo los llamó y les
dijo:

"Levantaos y orad para que no entréis en tentación." (Lucas 22:46)

Ellos siguieron durmiendo. Cuando llegó la hora, los soldados armados llegaron y ellos cayeron en gran
confusión. Pedro en su pánico negó al Maestro y tuvo que llorar amargamente su cobardía. Su error terrible
fue no orar cuando la tentación amenazaba. Es advertencia solemne para todos los cristianos que vivimos
hoy en día, la época más peligrosa y terrible de la historia. La opresión satánica es peor que nunca antes y
es
necesario orar para no caer en tentación. Jesús enseñó algo más decisivo para los que desean ver sus
oraciones contestadas. El dijo que al orar pidiéramos:

RESUMEN del PADRE NUESTRO JESUS DIJO:
l. Padre nuestro.
2. Santificado Sea Tu Nombre
3. Venga Tu Reino
4. Hágase Tu Voluntad...
5. El Pan Nuestro de Cada Día, dánoslo hoy
6. Perdona nuestras deudas, así como perdonamos a nuestros deudores.
7. No nos introduzcas en tentaciones... Líbranos del mal

Es un Patrón de oración. Siete pasos donde la plenitud de la oración queda alcanzada por el creyente.
Cubra estos siete pasos en oración ferviente y lo más temprano posible para preparar un día en que el
diablo va a tratar, sin duda alguna, de destruirle. En la oración Ud. impide la obra del diablo contra Ud. y el
prójimo por el cual Ud. ora. No Importa por quien Ud. ore, sea por Ud. o por otros, use este patrón de
oración dejado por Cristo y le asegurará la victoria.

Fíjese que los primeros 2 pasos (“Padre nuestro que estás en los cielos, Santificado sea tu Nombre”) son
una introducción. Ud. se dirige al Padre en alabanza. Luego los otros 5 pasos son peticiones que cubren la
plenitud de cualquier necesidad que pueda tener el ser humano. Pídale a Dios sabiduría para en cada paso
abundar y profundizarse conforme le inspire el Espíritu Santo. No es para repetirlo de memoria. Es para
orar cada fase creyendo y abundando en ella conforme el Espíritu Santo le inspire. Lo que Ud. repita de
memoria, sin detenerse a creerlo en su corazón, es tiempo perdido. Eso enseña la Escritura. (Marcos 11:23-
24).
Después de introducirse en la oración clamando al Padre y teniendo un buen rato de alabanza y oración,
usted sabe que ha cubierto los primeros dos pasos. No olvide que en todo el resto de la oración cuando
usted comience con los 5 PASOS restantes, usted siempre debe saturar cada parte con ALABANZA.

Al orar en el 3er. paso ("Venga Tu Reino.") y clamar: Venga tu Reino, ahí Ud. ora todo lo que cree
importante para acelerar la EVANGELILIZACION MUNDIAL y que SU REINO Se establezca.

En este punto clame para que Jesús:
l. Envíe obreros a su mies
2. Provea finanzas a misíoneros
3. Abra puertas en todos los países
4. Nos entregue las formas de comunicación
5. Ponga las AUTORIDADES de los Países a favor nuestro.
6. Clame que Dios le revele otros aspectos que pueden ser importantes.

El 4to. paso ("Hágase Tu Voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.") es obvio, pero clame con
profundidad. Anhélelo de todo corazón y reclámelo para usted y para toda la tierra para que halla Paz y
sosiego y podamos llevar la Palabra a TODA CRIATURA en lo poco que falta.

El 5to. paso ("El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy" ) es primordialmente espiritual. Pida que en cada
día, El le de en abundancia PAN DE VIDA, o sea le haga partícipe de SU PALABRA en forma
sobreabundante. Ahí
usted puede reclamar que por esa palabra Jesús:

l. Le llene de FE
2. Le limpie y le santifique
3. Le dé salud del cuerpo
4. Inteligencia a la Escritura, etc.

EL PAN MATERIAL vendrá por añadidura y sin falla, si Ud. es fiel. ANHELE PRIMERO el PAN ESPIRITUAL.

El 6to. paso, "y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.”)
tiene que ser con profunda humillación. No Sólo por cualquier falta que podamos haber cometido, sino
también por lo más mínimo que hayamos dejado de hacer relativo a Su obra. Ore uno a uno, y por sus
nombres, por los que le hacen injusticia, le difaman o lo ofenden en alguna forma. Pídale a Dios que le dé
amor por ellos. (1ra. Cor. 13.)

El 7mo. paso (" Y no nos metas en tentación,mas Iibranos del mal") es demandando la protección diaria
contra Satanás. Por eso es tan importante hacer el primer período de oración de madrugada, o lo más
temprano posible. Así rompemos el más mínimo plan que el diablo tenga en ese día contra nosotros. Note
la importancia de la Oración Diaria y de cubrir LOS PASOS del Padre Nuestro todos los días y lo más
temprano posible. Ahí está el gran secreto de una vida victoriosa en Cristo y también la causa de tantos
cristianos
fracasados por no tener una vida de oración abundante y ordenada.

Mateo 8:17  “El Profeta Isaías dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades; y llevó nuestras
dolencias”

CRISTO lo hizo en la Cruz, Todo el que esté enfermo crea y reciba lo que Jesús hizo ya por nosotros.