Ayunos cristianos

1 - LA IMPORTANCIA DEL AYUNO


Estamos en los últimos tiempos, la venida de Cristo está cercana. No todos los que están en las iglesias se
irán con el Señor, solamente lo que estén preparados, cristianos llenos del Espíritu Santo. Necesitamos ser
maduros espiritualmente, apartarnos del mundo y dar fruto.
El diablo trata de impedir que los cristianos estén preparados y pone todos sus medios en distraernos para
que no estemos listos.
Joel 2:12 “Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y
lamento”. Es un llamado para que estemos preparados para el rapto de la iglesia. El llamado grande de Dios al
pueblo que se quiere ir en el rapto y escapar de la gran tribulación es ayuno y oración.
Lo primero que tenemos que entender es que el ayuno no es una cuestión de si usted quiere o no quiere, sino
que es un precepto establecido por el Señor para su pueblo. Cristo lo ordenó y nosotros tenemos que hacerlo
para alcanzar madurez espiritual.
El evangelio según San Mateo 9:14 nos dice que los discípulos de Juan el Bautista vinieron a Jesús y le
preguntaron porqué sus discípulos no ayunaban. Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas estar
de luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y
entonces ayunarán. Fíjate bien que mientras Jesús estuvo en persona con los discípulos ellos no ayunaron,
pero El les dijo que cuando El fuera quitado ayunarían. Ahí el maestro estableció que su pueblo tendría que
ayunar. Joel 2:12 nos explica que para alcanzar una conversión de todo corazón, con plena madurez y fruto
para Dios es necesario ayunar. Cada cristiano tiene que hacer una decisión delante de Dios de ayunar con la
mayor frecuencia posible y clamar a Dios para que el Señor le dirija y le muestre cuál es el número máximo de
días que debe ayunar y en qué forma debe hacerlo para alcanzar la plena madurez.
Cristo mostró que el ayuno era para la nueva criatura, para personas convertidas con convicción de crecer
espiritualmente para servir en plenitud a Dios. Si usted se ha convertido y anhela dar el máximo de fruto
para Dios, el ayuno es un instrumento poderoso para su crecimiento. El ayuno no es para los inconversos, ni
para gente carnal que aún no se ha decidido plenamente por el Señor.
Hablando para los últimos días Cristo dijo: “Mirad también por vosotros mismos que vuestros corazones no
se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel
día”.
El Señor nos previno de que Satanás pondría glotonería en el pueblo y afán por las cosas carnales y
temporales de este mundo. Esto haría muy difícil al pueblo ayunar, orar y consagrarse a Dios para estar
preparados para escapar del juicio que viene.
Cuando Dios llama a los cristianos a ayunar el diablo trata de poner apetito desmedido en los creyentes al
igual que interés especial en los entretenimientos carnales de este mundo. El plan del diablo es impedir que
usted ayune y robarle el tiempo que necesita para afirmarse en Cristo y madurar espiritualmente. Los
creyentes debemos clamar a Dios constantemente por unción y fortaleza para el ayuno.
El ayuno de Cristo de 40 días hizo posible la restauración del hombre. Podemos ver que Cristo usó la llave
maestra del ayuno y la oración para restaurarlo todo.
Por causa de la comida Esaú perdió la primogenitura, pudo haber sido el padre de la raza escogida pero su
mente estaba en las cosas terrenas y en el momento de la tentación prefirió la comida a la bendición de Dios,
y Jacob ocupó su lugar.
El ayuno disciplina el alma y abre la puerta del cielo.
A veces hay vicios que nos impiden ayunar como por ejemplo el café, hay creyentes que no pueden pasar sin
su café y eso les impide ayunar, el vicio del café es similar al de cigarrillo.  La cafeína en el café es una droga
que afecta a los nervios, el hábito que causa le hace muy difícil ayunar al creyente, el día del ayuno les da dolor
de cabeza y en muchas ocasiones tienes que entregar (terminar el ayuno) fuera de tiempo.
Vale la pena dejar algo que nos impide el crecimiento espiritual, no olvides que Cristo dijo: “Ellos ayunarán”.
Aparte de nuestro crecimiento espiritual hay un propósito muy importante en el ayuno. El profeta Isaías
58:6 dice: “El ayuno que yo amo consiste en esto, soltar las ataduras injustas, desatar las ligaduras de la
opresión, dejar libre al oprimido y romper todo yugo”.
Mediante el ayuno se rompen las ataduras satánicas.
Los evangelistas que ayunan en forma notable por las almas tienen más fruto en sus campañas, muchos más
se convierten y se sanan. Ese es el ayuno que Dios ama, pues trae salvación a los perdidos. Con el ayuno
adecuado se rompen las ligaduras del diablo  que atan a tus seres queridos y estos vienen a Cristo y se salvan.
Con el ayuno se obtienen grandes victorias que glorifican a Dios y llenan de gozo nuestros corazones.
El evangelio de San Marcos 9:14-29 nos muestra que los discípulos no pudieron echar fuera un demonio de un
niño epiléptico, Cristo apareció en la escena y el demonio fue reprendido por Jesús y el niño quedó sano. Los
discípulos le preguntaron al Señor: ¿Por qué no pudimos nosotros expulsarlo?, Cristo les dijo: “Ese género no
puede ser expulsado sino con oración y ayuno”.
Está claro que hay demonios que de ninguna manera salen si no es con ayuno y oración.
El ayuno y la oración nos dan la autoridad y poder para reprender demonios. Cristo dijo: “En mi nombre
echarán fuera demonios”.
Cristo ha dado esta autoridad a los creyentes, pero para que se manifieste plenamente hay que ayunar.
Pastores y evangelistas que deseen  tener unción especial para echar fuera demonios, oren y ayunen con
frecuencia clamando por el poder de Dios para reprenderlos y liberar a los oprimidos. El ayuno del Señor es la
forma más efectiva para recibir unción especial contra el diablo.
El evangelio de San Mateo nos habla de la misma escena del niño epiléptico, pero nos añade un detalle
adicional muy importante. Al preguntarle al maestro por qué no habían podido echar fuera el demonio. El
dijo: “Por vuestra falta de fe y añadió, pues esos no salen sino con oración y ayuno”.
Mostró Jesús que para tener Fe había que ayunar y orar.
Algunos creyentes no ofrecen un día de oración y ayuno ni una vez al mes. Con razón hay tan poca Fe hoy día
en el pueblo de Dios.
No olvides que la Biblia dice: Pero sin fe es imposible agradar a Dios. La Biblia dice también que la fe
viene por oír la palabra de Dios.
Cada creyente debe sacar con la mayor frecuencia posible un día entero para estar en ayuno y oración
leyendo la Biblia. De esta forma tendremos Fe para vencer en esta carrera de vida o muerte, y Fe para volar
en el rapto de la iglesia.
Hoy en día el problema de muchos cristianos es que no tienen tiempo para lo espiritual, pero en cambio si que
tienen tiempo para la televisión, el deporte, el estudio, el trabajo y para muchas otras actividades temporales
pero no tienen tiempo para el ayuno, la oración y la palabra de Dios.
Mantén tu ayuno lo más privado posible. Ora lo más que puedas en los días de ayuno. No pierdas el tiempo
caminando o hablando, ora y lee la palabra para que recibas el máximo de beneficio. No ostentes nada ni
ayunes para que te vean o te elogien.
El propósito es para alcanzar bendición espiritual, romper los yugos del diablo y ganar almas para Dios.
El profeta Daniel 9:2-3 dice que Daniel en ayuno oraba e intercedía por Israel clamando a Dios por
misericordia.
La oración en ayuno es un instrumento poderoso.
La Biblia nos muestra que después de la oración y el ayuno de Daniel, un ángel del cielo se le presentó y le
habló y le reveló eventos proféticos a ocurrir.
Hermano, ore y ayune para que esté maduro espiritualmente.
En pruebas y tribulaciones el ayuno es un instrumento poderoso de victoria.
La Biblia nos habla de la trágica ocasión en que el rey David, siervo de Jehová , cayó en adulterio. En 2º de
Samuel 11 nos dice que Israel estaba en guerra con los amonitas.
David envió a su gente a la guerra pero él se quedó en Jerusalén descansando en el palacio mientras sus
hombres peleaban la batalla. Un día paseaba por el terrado y vio a una mujer hermosa y le dijeron es Betsabé,
mujer de Urías. A pesar de ser mujer ajena la tomó y adulteró con ella. La mujer quedó encinta y entonces
David envió mensaje para que trajeran a Urías a su casa y el dijo que no podía dormir en su casa con su mujer
mientras todo Israel dormía en tiendas en el campo de batalla. Entonces David lo envió de nuevo al frente de
combate y escribió carta dando instrucciones de que colocarán a Urías al frente en lo más recio de la batalla y
que se retirarán de él para que muriera. Urías murió en el combate y David se trajo a su mujer la cual dio a luz
un hijo. Esto fue desagradable ante de los ojos de Jehová y Dios envió al profeta Natán con el mensaje de
juicio para Israel. El niño nacido el adulterio enfermó gravemente, David rogó a Dios por el niño, ayunó y pasó
la noche acostado en tierra en vigilia. Siete días estuvo en ayuno clamando a Dios pero al séptimo días el niño
murió, entonces David se levantó y terminó el ayuno. El que este leyendo esto tiene que entender que en un
problema serio David usó el arma más poderosa que el conocía, el ayuno y la oración. Entró en el ayuno del
Señor por cuanto no entregó hasta que Dios le sanara al niño, pero no era la voluntad de Dios sanarlo. Era el
ayuno del Señor, pues David no entregó hasta que Dios contestó.
Observemos también que Israel combatía contra el enemigo pero David se quedó descansando en el palacio y
cayó en adulterio. Si hubiese estado en la batalla no hubiese cometido tan grave pecado.
Hoy es igual, el pueblo de Dios está en la batalla final y decisiva contra el diablo. No hay tiempo para
vacaciones, ni para entretenimientos carnales de ninguna clase, es tiempo de pelear la batalla. Pongámonos 
la armadura de Dios y luchemos con nuestras armas, no olvidemos que nuestras armas no son carnales.
Usemos las de la Fe, el ayuno y la oración.
Intentemos sacar tiempo frecuentemente para ayunar, orar y leer la palabra de Dios.
No coja vacaciones espirituales porque estamos en los últimos tiempos, esfuércese, sea valiente y conquiste
la victoria.
En 2 de Corintios la Biblia dice que el Señor le  habló al apóstol Pablo y le dijo: “Bástate mi gracia, porque mi
poder se perfecciona en la debilidad”, en el ayuno nos debilitamos en lo físico, la carne se debilita pero lo
espiritual se agiganta y el poder de Dios se puede manifestar sobre nosotros, cuando somos débiles entonces
somos fuertes. En el ayuno el cuerpo se limpia de impurezas y se vuelve más receptivo a lo espiritual. Todos
los hombres de Dios más usados en su obra fueron siervos que oraron, ayunaron y buscaron fervientemente
el rostro de Dios. El Señor no ha cambiado, su método es el mismo.
Si usted quiere poder de Dios, ore y ayune y será lleno del Espíritu.
El profeta Daniel 9:2 nos dice que el siervo de Dios estudiaba la palabra en ayuno. Días de ayuno para
interceder y estudiar la palabra son de grande bendición para la obra de Dios. Estudia hermano la Biblia en
ayuno y oración para que testifiques con autoridad a los perdidos y ganes almas para el Señor.
Moisés ayuno 40 días y tenía ya más de 80 años de edad. La Biblia dice que en la vejez daríamos frutos aún,
llenos de savia y vigor. No importa la edad el ayuno es una necesidad para el creyente y una gran bendición
para la salud.
Así como los ancianos pueden ayunar, también es posible el ayuno a temprana edad.

Cristo vive

AYUNO CRISTIANO - IMPORTANCIA DEL AYUNO

Ayunos bíblicos

1) La importancia del ayuno

2) Tipos de ayuno
El ayuno del Señor
3) Ayunos bíblicos y su propósito
4) Temas relacionados con el ayuno
5) Como romper el ayuno
6) El ayuno del Señor
CRECER EN CRISTO