"EL Arrebatamiento (Rapto) de la Iglesia" ¿Cuándo Será?


INTRODUCCIÓN

Los Cristianos por toda la historia han creído y siguen creyendo en la promesa que Jesucristo volverá a la tierra con poder y
gloria. Creemos que su reino eterno será establecido por Él en la tierra nueva y los cielos nuevos y que serán días de gran
eterna bendición, justicia y paz incomparables. También entendemos a través de las Escrituras que la Venida de Cristo pondrá
fin a los días de la gran tribulación y acabará con el mundo como le conocemos hoy y que el castigo de Dios será sobre la tierra
en los días del fin. Su venida marcará el fin del gobierno humano y dará comienzo al gobierno celestial del Reino de Dios o el
Reino de los Cielos de acuerdo a como lo llama el evangelista en Mateo. Será entonces el fin de este siglo (edad o era), como
lo describe Jesucristo en Mateo 24; Marcos 13; Lucas 13:35-48; 21. Juntamente con eso creemos en otra promesa de Cristo
que dijo volvería por nosotros y nos tomaría a sí mismo, para que donde El este nosotros estemos por siempre con Él (Juan
14:2-3). Este evento es conocido como el arrebatamiento de la iglesia de acuerdo a…

I Tes. 4:16-17

"Porque el Señor mismo con voz de mando, con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran
primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado vivos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las
nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor".

Este evento tendrá lugar en algún punto futuro en nuestra era marcando así el fin del mundo. Ahora podemos hacernos la
pregunta que encabeza este estudio: EL ARREBATAMENTO (RAPTO) DE LA IGLESIA: ¿CUÁNDO SERÁ?

Aunque hay algunos grupos cristianos que no creen en que ocurrirá tal evento, la mayoría de los cristianos de fe ortodoxa
creemos que sí ocurrirá. Como ya dijimos, entre los que creemos que sí habrá un arrebatamiento de los santos para recibir al
Señor en el aire, existen variadas creencias o doctrinas en cuanto a cuando ha de ocurrir este evento. Algunos creen que
ocurrirá siete años* antes del fin del mundo, otros que ocurrirá en medio de los siete años y otros creemos que ocurrirá al final
de la tribulación, al final de la gran tribulación, en el día postrero.

*(Los pre-tribucionalistas creen que la tribulación final durará siete años).

NADIE SABE EL DIA NI LA HORA


Es cierto que Jesús dijo: "El día y la hora nadie sabe, ni aun los Ángeles de los cielos, sino solo mi Padre" Mateo 24:36. Es un
error el tratar de fijar fechas, días, y horas como han hecho algunos falsos profetas y falsos maestros y han quedado en
vergüenza. Ahora, es interesante el ver que aunque Jesús no dio ni día ni hora, nos dio señales y tiempos por los cuales
debemos mirar para tener idea de cuando serán estas cosas. En Mateo 24:42, Jesús dice: "Velad pues porque no sabéis a
que hora ha de venir vuestro Señor. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora
que no pensáis". El creyente esta llamado a estar en vela, esperando la "venida del Hijo del Hombre". Jesús además nos deja
dicho: "De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama esta tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas." Mateo 24:32-33.

LA VENIDA DE CRISTO


Aquí podemos hacer una pausa y meditar en estas palabras, la Venida del Hijo del Hombre. Cristo mismo les dijo a sus
discípulos que esperaran Su venida. Si miramos un poco mas atrás en los versículos de Mateo 24:37-39, vemos como Jesús le
dice a sus discípulos "Mas como en los días de Noe, así será la venida del Hijo del Hombre".  Cuando Jesús decía que los días
serían como en los días de Noé, no se refería a Noé sino al comportamiento y la actitud indiferente de la gente en los días de
Noé. Esto lo sabemos porque inmediatamente después de decir estas palabras dice:

Mateo 24: 38-39

Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento, hasta el día que
Noe entro en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevo a todos, así será también la venida del Hijo del
Hombre.

Tal como lo vemos hoy, el tiempo de la Segunda Venida de Cristo será un tiempo donde todo andará aparentemente normal, la
mayoría de la gente no da importancia al llamado del evangelio de Dios, siguen en sus fiestas y placeres y pecados y no oyen la
voz Dios que les llama. Así era en los días de Noé, y así es en nuestros días, y será hasta la venida de Cristo.

¿QUE ES LA VENIDA DE CRISTO?


Cuando usamos el término la Venida de Cristo, nos estamos refiriendo a la Segunda Aparición personal de Cristo. En el libro
de Hechos, cuando Jesús ascendió al cielo, nos dice:

Hechos 1:10-11

Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo entre tanto que El se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con
vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por que estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que
ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

El escritor del libro de Hebreos nos dice en Hebreos 9:28: "así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados
de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan". La primera venida de
Cristo fue humilde en un pesebre y fue crucificado por los hombres, pero en su segunda venida, vendrá a la tierra a destruir Sus
enemigos, a juzgar a los hombres y establecer el reino eterno, el reino de los cielos.  La segunda venida del Señor será visible,
es decir esta venida será vista por todos, Jesús les dice en el encabezamiento de las cartas a las siete iglesias:

Apocalipsis 1:7

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por
Él . Sí, Amen. Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

A las siete congregaciones, parte integrante de la iglesia de Cristo, no se les da esperanza alguna de ser salvadas por un rapto
invisible sino que se le dice que Jesucristo vendrá por ellas y que cuando eso ocurra todo ojo le verá. A medida que habla a
cada iglesia, les amonesta a esperar y ser fiel y vencer "hasta que él venga" (Rev. 2:25) y esta venida es la visible que fue
descrita al encabezamiento de las siete cartas en Apocalipsis 1:7 como leímos arriba.

Es preciso que notemos que la Biblia habla solo de dos venidas, la primera donde murió en la cruz con relación al pecado, y la
segunda, donde vendrá con poder y gloria "sin relación al pecado" a salvar a los que le esperan, Hebreos 9:28. No vemos tres
venidas ni dos venidas y media venida, solo vemos dos venidas. La segunda venida de Cristo con poder y gran gloria debe ser
la esperanza del creyente. El apóstol Pablo y el apóstol Pedro en sus cartas nos escriben que debemos de esperar ese gran
día con gozo y alegría. Miremos algunos versos:

Tito 2:13

"Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo"

2 Timoteo 4:8

Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino
también a todos los que aman su venida

2 Pedro 3:12

Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los
elementos, siendo quemados, se fundirán.

Interesantemente todos estos acontecimientos que menciona Pedro han de tomar lugar después de la gran tribulación, tal como
lo dijo Cristo mismo en Mateo 24:29. También debemos notar que de acuerdo a Pedro los creyentes estamos esperando "la
venida del día de Dios" la cual es sinónimo de "el día de nuestro Señor Jesucristo" y de "la Manifestación de nuestro Señor
Jesucristo" como lo dice Pablo. Veamos el próximo verso:

1 Corintios 1:7- 8

De tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os
confirmará hasta el fin, para que seáis irrepresensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.

En este verso vemos claramente que los creyentes estamos esperando la manifestación gloriosa de nuestro Señor Jesucristo lo
cual es sinónimo del día de nuestro Señor Jesucristo, y el cual no ocurrirá hasta que llegue el fin y será después de la gran
tribulación. Pablo estaba consciente de esto. Él sabía muy bien que "nuestra salvación se ha de completar en el día del Señor". 

EL DIA DEL SEÑOR NO ES LA GRAN TRIBULACIÓN


Algunos pre-tribucionalistas hacen diferencia entre "el día de Cristo", el "día del Señor Jesucristo" y "el día del Señor" y el "día
de Dios" como si fueran días separados, se dice que el día de Cristo es el rapto y el día del Señor la manifestación siete años
más tarde, sin embargo la Biblia no ofrece indicación alguna de que esto sea así.  Si estudiamos detenidamente el próximo
verso cuando Pablo hablaba acerca de aquel que estaba pecando y el cual debía ser disciplinado, Pablo dice: "el tal sea
entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor" (I Corintios 5:5).  Aquel
a quien Pablo se refiere era/es tan parte de la iglesia como lo somos nosotros ahora casi dos mil años después.  Ese fue uno
que durmió (murió) en el Señor y por lo tanto será resucitado en el arrebatamiento de la iglesia el cual según Pablo Será "el día
del Señor" (al fin de la tribulación), no siete años antes del día del Señor.

Debemos recordar que de acuerdo a nuestro creencia Trinitaria existe solamente "un solo Dios" y "un Señor" no dos ni tres
señores.  Los pre-tribucionalistas no deben separar el "día de Dios", "día del Señor" y el "día de Cristo" ni el "día del Señor
Jesús" como si fueran referencia separada al día del Padre como Señor y al día del Hijo como otro Señor.  La frase "el día del
Señor" es referida en el Antiguo Testamento como un día de juicio e ira de Jehová sobre el mundo entero (Joel 2:11, 3:15), pero
debemos entender que el Jehová del Antiguo Testamento es el mismo Cristo del Nuevo Testamento.  En la carta a los
Tesalonicenses, Pablo enlaza el día de la venida de Cristo y el arrebatamiento (nuestra reunión con Cristo) al día del Señor
demostrando así que el arrebatamiento ha de tomar lugar ese mismo día. Pedro también nos habla de que nosotros (Cristianos)
esperamos "el día del Dios" (2 Pedro 3:12) en el cual los cielos y la tierra serán consumidos por fuego.  Si comparamos la
descripción que nos da Pedro del "día de Dios" en su segunda carta y la que ofrece respecto al "día del Señor" en su relato en
el libro de Hechos (2:19-20) nos daremos cuenta que se refiere al mismo evento.

En vista de lo que hemos explicado arriba algunos pre-tribucionalistas enseñan que el día del Señor es la gran tribulación pero
una vez más esta idea tampoco es bíblicamente sostenible.  El día del Señor viene 'después' de la gran tribulación.  Ya vimos
que éste día es descrito por Pedro como un día el cual será 'introducido' con señales en el cielo cuando habrán "prodigios
arriba en el cielo y señales abajo en la tierra: sangre, fuego y nubes de humo.El sol se convertirá en oscuridad y la luna en
sangre antes que llegue el grande y esplendoroso día del Señor" (Hechos 2:19-20).  Cuando estudiamos los eventos
relacionados al tiempo de la gran tribulación en Mateo 24 leemos que los eventos descritos por Pedro en Hechos también son
incluídos en el relato de Jesucristo y son puestos cronológicamente 'después' de la gran tribulación y no antes:

Mateo 24

29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las
estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre
en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con
poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde
un extremo del cielo hasta el otro.

Claramente vemos que como el día del Señor es 'precedido' por las señales en el sol y la luna y la tales señales ocurren
'después' de la gran tribulación, entonces por obligación la gran tribulación no es, ni incluye el día del Señor.  La lectura de
Mateo nos dice que después de las señales en el cielo "aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo" y "enviará a sus
ángeles que junten sus escogidos de los cuatro vientos desde un extremo del cielo hasta el otro" lo cual es una referencia al
arrebatamiento de 1 Tesalonicenses 4:15-17 y nuestra reunión con El en 2 Tesalonicenses 2:1.

EL FIN DEL MUNDO


Entendemos que el fin del mundo es uno solo. No pueden haber dos 'fines'; habrá solo un fin. Hablando del fin, deseo también
añadir aquí un verso que me causó gran interés mientras preparaba un estudio sobre evangelismo. En Mateo 28:20 dice:
"enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del
mundo. Amen". Es imposible que Jesucristo esté con la iglesia que predica y enseña a los nuevos discípulos día por día 'hasta
el fin del mundo' si estos se van al cielo siete años antes del fin del mundo. Simplemente no tiene lógica. ¿Cómo es posible que
Cristo esté con aquellos que andan predicando y haciendo discípulos hasta el fin del mundo si estos se fueron al cielo 7 años
antes del fin del mundo?

Una vez más vemos el siguiente verso: "el tal sea entregado a Satanás para la destrucción de la carne, a fin de que el espíritu
sea salvo en el día del Señor". I Corintios 5:5. "el tal sea entregado a Satanás para la destrucción de la carne, a fin de que el
espíritu sea salvo en el día del Señor". (I Corintios 5:5). La salvación de los creyentes ocurrirá o podríamos decir mejor, será
consumada, en el día del Señor Jesús el cual será en su segunda venida:

La segunda venida del Señor es entonces el evento el cual los creyentes en Cristo esperamos con gran deseo, tal como lo
hacían Pablo y Pedro, los demás apóstoles y los creyentes del tiempo de la Biblia. En ese día seremos resucitados,
transformados y vivificados.

¿QUE ES LA RESURECCIÓN DE LOS MUERTOS?


Esta doctrina es de suma importancia si queremos saber con certidumbre cuando será el arrebatamiento de la iglesia ya que
este evento y la resurrección de los muertos en Cristo tendrán lugar al mismo tiempo y el mismo día.

La resurrección de los muertos es la esperanza de los que mueren en Cristo. Jesucristo mismo nos prometió resucitarnos:

Juan 5:28-29

No os maravilléis de esto porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo
bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Aquí Jesús nos introduce al concepto de la resurrección (aunque está enseñanza era la de los fariseos, Jesucristo la afirma), la
cual ha de tomar parte en orden separados pero al momento de la venida de Cristo. Primero los que hicieron los bueno y
después los que hicieron lo malo, la Biblia entonces nos enseña una resurrección general de buenos y malos el día de la 
Segunda Venida de Cristo.

DOS RESURECCIONES


En el libro de Apocalipsis vemos que la Biblia dice que habrá dos resurrecciones. La "primera resurrección" que es para vida, y
es espiritual (Juan 11:25-26), nos libra de la condenación eterna de la segunda muerte.  La primera resurrección ocurre al
momento de la salvación (Efesios 2:6), y la "segunda resurrección" que es física (corporal), ocurre en la venida de Cristo tanto
para justos como para injustos:

Apocalipsis 20:4-5.

Y vi tronos y sentados sobre ellos, los que recibieron la facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del
testimonio de Jesús y por la Palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la
marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta
que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera
resurrección

En I Corintios 15:20-23, vemos el orden de la resurrección para vida (la primera):

20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 21 Porque por cuanto la muerte
entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren,
también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno a su debido orden: Cristo, las primicias, luego los que son de
Cristo, en su venida.

Aquí claramente vemos el debido orden de los eventos de resurrección para vida, (Versículo 20 y 23) - Primero, Cristo resucitó
de entre los muertos y es las primicias de los que durmieron; Segundo (Versículo 23) - los que son de Cristo, en su venida. Es
importante notar que la palabra que se traduce "venida" en español es [parusía] en griego, que significa "Presencia Visible".

1 Corintios 15 (literalmente)

20 Y ahora, Cristo ha sido levantado de los muertos -- los primeros frutos de aquellos que duermen es hecho --, 21 porque a
través de hombre [es] la muerte, también, a través de hombre [es] el levantar otra vez de los muertos, 22 porque así como en
Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán hechos vivos, 23 y cada uno en su propio orden, un primer fruto Cristo,
después aquellos quienes son de Cristo, en su presencia,

Como se podrá dar cuenta, Cristo fue hecho primicias de los que durmieron (murieron). Pablo nos indica entonces que la
resurrección ocurre en dos etapas. Primero Cristo como 'primer fruto' (primicias) de entre los muertos y luego los que son de
Cristo cuando él venga en su 'presencia' [parusía]. Cristo es la primera resurrección:

Juan 11:25-26

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí,
no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Hechos 26:23

Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles.

En el Evangelio de Juan Cristo dijo "el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" y en el libro de Revelación dijo
"Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección" .  La frases operantes son "en mi" y "tiene parte".  Estos
son los que son "bienaventurados" y quienes "aunque estén físicamente muertos, siguen espiritualmente vivos.  Los que están
en Cristo por medio de la fe, ¡han tomado parte en la primera resurrección!

La garantía de que habrá una cosecha de muertos resucitados en el último día esta basada en que el primer fruto se levantó. La
calidad de los primeros frutos daba señal o indicio de que tipo de cosecha se esperaba ese año. Como Cristo es la primera
cosecha (primeros frutos-primicias), el finla de la cosecha será buena, está garantizada.  Por lo tanto, los que son de Cristo, 'sin
duda alguna' han de ser levantados "en su venida" (Parusía).

En el libro de Revelación 14:4 se dice que los 144,000 son las primicias, estos son un número simbólico que representa  todos
los salvados desde el principio del mundo hasta el final, ellos componen el Israel de Dios. En el AT las primicias de la cosecha
eran siempre para Dios, el resto para consumo del pueblo. La Iglesia es de y para Dios (Éxodo 23:19; 34:22,26), y por eso es
llamada primicias. Los 144,000 representan a los salvados del pueblo de Dios en todos los tiempos (el Israel escogido) al cual
pertenecen todos los que permanecieron en fe desde el Antiguo Testamento y no fueron desgajados por su incredulidad
(Romanos 11) y los creyentes en Cristo del Nuevo Pacto quienes comenzaron a ser recogidos el día de Pentecostés (fiesta de
las semanas o de los primeros frutos) que marcaba la cosecha de las primicias, esa es la Iglesia, el Israel espiritual. Estos son
de Cristo y serán resucitados "en su venida" (Parusía).

El verso 24 sigue: "y entonces el fin…". Claramente vemos que la resurrección tomará lugar el día de la 'venida (parusía =
presencia visible) de Cristo'. Y seguidamente será el fin del mundo presente, tal como lo dijo Pedro, el mundo "...pasara con
grande estruendo... siendo quemado".

VIVIFICACIÓN Y TRANSFORMACIÓN


Mientras leemos estos versos nos encontramos con la palabra 'vivificados'. Esta palabra es utilizada para hablar de los
creyentes que serán resucitados de los muertos pero creo que también lo es porque la "vivificación" aplica a ambos grupos, los
vivos y los muertos, lo que nos indica que también arrebatamiento tomará lugar este día. El apóstol nos dice que en el
arrebatamiento TODOS seremos transformados, los muertos y los vivos, en ese orden. En el verso 51 del mismo capitulo
leemos…

1 Corintios 15:51

"He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos (estaremos muertos), pero todos seremos transformados, en un momento,
en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la final trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles,
y nosotros seremos transformados.".

Ya hemos visto que toda esta vivificación ó resurrección y transformación, tomará lugar el día de la venida del Señor y "a la final
trompeta".

LA FINAL TROMPETA


En I Corintios 15:51 se menciona "la final [escatos] trompeta". En I Tesalonicenses 4:16 dice: "Porque el Señor mismo con voz
de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero". Si
estudiamos el libro de Apocalipsis, notaremos que allí se mencionan una serie de siete trompetas, siendo la séptima la final
[escatos] trompeta.   Esta es la trompeta que desata los acontecimientos finales, del comienzo del reinado de Cristo, las copas
de la ira de Dios, los juicios contra los moradores de la tierra y la "recta final" para la venida de Cristo y el arrebatamiento de los
santos. Es interesante que entendamos que se tocará solo una trompeta final, no una orquesta de trompetas finales. La palabra
final [escatos] de donde tomamos la palabra escatología se define como "la ultima en una serie". De ser así, no podemos
esperar que hayan mas trompetas sonando después de esta. Y es aquí, en Apocalipsis, el único lugar en la Biblia donde se nos
habla de trompetas relacionadas a los acontecimientos de la vendida de Cristo y del fin del mundo. La séptima trompeta
marcará el comienzo del día del Señor.  Con la última trompeta comenzarán los juicios y los galardones de todos los seres
humanos y después se pasara a la eternidad...

Apocalipsis 11:15-18

"El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de
nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante
de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias Señor Dios
Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder y has reinado".  Y se han airado las
naciones, y tu ira es venida, y el tiempo de los muertos, para que sean juzgados, y para que des el galardón á tus siervos los
profetas, y á los santos, y á los que temen tu nombre, á los pequeñitos y á los grandes, y para que destruyas los que destruyen la
tierra.

LAS ENSEÑANZAS PABLO


En el libro de I Tesalonicenses 4:13-18 el Apóstol Pablo aclarando quizás sus interrogantes respecto a los cristianos que
morían, les habla a los de Tesalónica respecto a nuestra esperanza y a los sucesos los cuales ya hemos leído en I Corintios 15.

1 Tesalonicenses 4:13

"Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no
tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en
él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del
Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con
trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que
hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos
para siempre con el Señor."

En II Tesalonicenses 2:1-3, aunque algunos no quieren vincular lo que ahí se dice con lo que acabamos de leer, es claro que el
apóstol Pablo continua hablando acerca de los mismos sucesos pero con mas detalles. En esta parte se menciona al hombre
de pecado (Anticristo) pero el tema es el mismo, veamos:

II Tesalonicenses 2:1-3

1 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos hermanos, 2 que no os
dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis , ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera
nuestra, en el sentido de que el día del Señor esta cerca 3 Nadie os engañe en ninguna manera; Porque no vendrá sin que
antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición.

En estos versos, Pablo nos habla acerca de 3 cosas:

1. La venida de nuestro Señor
2. Nuestra reunión con El
3. El día del Señor.

Primero- Quiero que notemos el orden que Pablo usa para los primeros dos eventos. Sinceramente no creo que el orden usado
por Pablo es casualidad, o que el espíritu Santo quien es el que inspira la Biblia halla decidido que este orden no tiene
importancia o que simplemente nos quiere confundir. No lo creo, Pablo sabe que la reunión de los santos con Jesús ocurrirá en
Su venida, por lo cual, primero ocurre la venida, y seguidamente la reunión con Él (el arrebatamiento).

Segundo-Lo que Pablo dice después de estos versos es de mayor importancia aún. Pablo vincula los acontecimientos
anteriores directamente con el día del Señor. Pablo está tratando el asunto respecto a la Segunda Venida y la reunión de los
santos con Cristo y eso es precisamente lo que hace, vincula ambos eventos el uno con el otro. El no empieza un tema nuevo
acerca del día del Señor sin terminar de aclarar el asunto que acaba de introducir. Él nos dice que la venida de Cristo y la
reunión de sus santos con él (arrebatamiento) tendrán lugar el día del Señor. Es importante recordar que el día del Señor (el día
del arrebatamiento) será precedido por señales en el sol, la luna y las estrellas.

Tercero- También Pablo dice que el día del Señor (el día del arrebatamiento) no ha de acontecer hasta que se halla
manifestado el hombre de pecado el hijo de perdición. Este hombre de pecado, hijo de perdición. De acuerdo a los teólogos
bíblicos este es el 'Anticristo(s)'. Así que claramente vemos que la venida de nuestro Señor por sus santos tomará lugar
después no antes que halla venido la apostasía y se halla manifestado el anticristo sentado como dios en el templo de Dios (el
templo es la Iglesia), . Por consiguiente la iglesia estará todavía en la tierra cuando esto suceda, y verá estos acontecimientos.

ENSEÑANZAS DE JESUS


La enseñanza del apóstol Pablo en I y II Tesalonicenses está completamente de acuerdo con la enseñanza de Jesús en el
monte de los olivos respecto a los tiempos del fin, y la manifestación de la apostasía en

Mateo 24:15

"Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que hablo el profeta Daniel (el que lee entienda),
entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que este en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y
el que este en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa"

Es preciso que notemos las palabras que usó Jesús para dirigirse a sus discípulos quienes eran creyentes en Él o Cristianos
para tal efecto y además "miembros / lideres" de la su futura iglesia (es decir esta hablando a nosotros). Él les dice cuando
'veáis'; aquí podemos darnos cuenta que solamente podemos ver lo que pasa si estamos aquí en la tierra. ¿Cómo vamos a ver
si estamos en el cielo?. También les dice que huyan a los montes y se escondan, ¿cómo vamos a huir o como seremos
perseguidos o atribulados si estamos en el cielo?

Jesús no solamente dice que seremos perseguidos sino que si no fuese por causa de los escogidos aquellos días no serían
acortados o limitados Mateo 24:22.

¿QUIÉNES SON LOS ESCOGIDOS?


Alguien podría decir y de hecho dicen los pretribcionalistas que los escogidos son el pueblo de Israel.  Tal interpretación es
incorrecta.  El pueblo de Israel fue escogido por Dios en el tiempo 'antes' de la cruz.   Pero es necesario entender que este
adjetivo es utilizado AHORA, después de la cruz, para referirse a los miembros de la Iglesia.  Dios no tiene dos pueblos
escogidos sino "un pueblo escogido" que en el Antiguo Testamento era predominantemente compuesto solo de Judíos pero
ahora en el Nuevo Testamento esta compuesto de tanto Judíos como Gentiles que creen enCristo.  En Efesios 1:4 el apóstol
Pablo dice a los cristianos: "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo…". Así que vemos que como creyentes
somos escogidos. Jesús mismo dijo: "pues yo os escogí a vosotros". Pablo después de dar la explicación A LA IGLESIA de lo
que ha de ocurrir respecto al tiempo del fin, del 'Anticristo' y de la venida de Cristo y la condenación de los que no creyeron nos
dice:

II Tesalonicenses 2:13

Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya
ESCOGIDO desde el principio para salvación por el espíritu y la fe en la verdad..

Así que los escogidos a quien Jesús se está refirieren Su enseñanza en Mateo 24 son los santos de la iglesia la cual incluye
tanto judíos como gentiles.

Efesios 2:14 dice

Porque Él [Jesús] es nuestra paz, que de ambos pueblos [judíos y gentiles] hizo uno, derribando la pared intermedia de
separación.

Por lo tanto, los judíos que no entren por Cristo no son considerados pueblo escogido y serán juzgados por su incredulidad.

Sin embargo, aun con toda esta claridad, algunos comentaristas escatológicos mantienen la idea que el capitulo 24 de Mateo
no corresponde a la Iglesia, sino al pueblo de Israel étnico. De ser así entonces tendríamos que creer que habrá "dos
arrebatamientos", uno para la iglesia (supuestamente I Tes. 4:17) y otro para la nación de Israel (supuestamente Mateo 24:31),
que existen "dos grupos de escogidos", "dos esposas", (la nación de Israel y la iglesia), que existen "dos pueblos santos" (la
nación de Israel y la iglesia). También podemos deducir que de los dos pueblos, o de los dos grupos de escogidos, los "menos
amados" son los de la nación de Israel porque Dios los dejó para que sufrieran la tribulación solos en la tierra mientras Él
estaba con los otros festejando en el cielo.

No podemos creer tal enseñanza porque Jesús no estaba hablando solo a los Judíos, ni a los fariseos incrédulos sino que
estaba hablandole a sus discípulos en segunda persona. Los discípulos eran los apóstoles y los primeros miembros de la
iglesia de Cristo. Y estaban allí como "Cristianos". Otra prueba de que Jesús se está refiriendo al arrebatamiento de su iglesia
la tomamos de las palabras que siguen al las que hacen referencia al levantamiento de los santos o escogidos. En Mateo
24:40-41, Jesús explicando a sus discípulos lo que dijo había de ocurrir en Mateo 25:31, hace referencia a dos que están en el
campo y dos que están en un molino. En ambos casos uno es tomado y otro es dejado. Es claro de acuerdo al contexto y al
vocablo que esto es una referencia al día cuando el Señor venga, al arrebatamiento de la iglesia. ¿Cómo entonces podemos
escoger versos acá y allá sin justificación bíblica?

MALAS INTERPRETACIONES DE LA BIBLIA


Los pre-tribulacionistas aplican versos y pasajes bíblicos al arrebatamiento y la segunda venida de Cristo de una manera
inconsistente e irresponsable. Por ejemplo, respecto al sermón de Cristo en el Monte de los Olivos (Mateo Caps. 24-25), ellos
dicen que:

1. Del verso 24:4-12 aplican a la era de la iglesia.
(El rapto secreto o venida de Cristo "por sus santos"[aquí la iglesia], ocurre supuestamente dentro del verso 12 y el 13, seguro
que usted no se dio cuenta porque no esta ahí, "fue secreto")

2. Luego, desde el verso 13 al verso 29 lo aplican a la nación de Israel

3. Después del 30 al 31 lo aplica a la segunda venida de Cristo "con sus santos".

4. Del verso 32-35 se aplica a la era de la iglesia pero es en referencia a Israel porque Israel es la higuera que floreció en 1948.
Estudios bíblicos y artículos
 

LA ILUSION DEL MOVIMIENTO CONTINUO


PASO 29

por Luis Palau


Corría el siglo XVII cuando el Marqués de Worchester estaba preso en la Torre
de Londres. Como era un hombre inteligente, ideó un curioso aparato y solicitó
una audiencia con el rey.

Cuando estuvo ante el soberano, reveló su invención: una rueda con movimiento
automático incesante. Su Majestad se admiró tanto que decidió liberar al
prisionero. En ese momento no sospechó que el marqués simplemente había
simulado un mecanismo de movimiento continuo.

Durante al menos 1500 años varios trataron de diseñar y crear el primer
dispositivo del mundo con movimiento permanente. Durante la época de oro del
movimiento continuo en el Reino Unido (desde alrededor de 1850 hasta fin de
siglo), se concedieron cerca de 600 patentes para tales invenciones. Esos
dispositivos por cierto parecían grandiosos en el papel y en la teoría, pero cuando
se construían no funcionaban.

Los defensores del movimiento continuo aún se niegan a admitir el hecho de que
es imposible quebrantar las leyes de la termodinámica. El único éxito de ese
movimiento continuo está en el constante rediseño de máquinas que hace varias
generaciones demostraron ser fracasos.

De la misma manera, en su intento por lograr lo imposible hombres y mujeres de
nuestro tiempo ignoran las indiscutibles

declaraciones de la Escritura. Inútilmente quieren obtener la vida eterna y el favor
de Dios por medio de sus buenas obras. Sin embargo, la salvación no se alcanza
por los méritos de nuestros logros sino por la expiación perfecta de Cristo en la
cruz por nuestros pecados. Sólo podemos recibir la seguridad de pecados
perdonados y vida eterna cuando entregamos nuestra vida a El.

La salvación por obras es, en cierto modo, algo así como el intento del
movimiento continuo. Nunca ha de funcionar. En Romanos 3:23 leemos que
"todos hemos pecado; ninguno de nosotros alcanza el ideal divino" (BD). A pesar
de lo mucho que lo intentemos, no podremos alcanzar la medida perfecta
requerida por Dios para que alguien sea digno de estar en su presencia. De
modo que la salvación nunca ocurre en base a lo que hacemos sino por la
misericordia infinita de Dios.

Cierta vez una madre se acercó a Napoleón rogándole perdón para su hijo. El
emperador replicó que el joven había cometido la ofensa dos veces y la justicia
demandaba la muerte.

--Pero yo no pido justicia--explicó la madre--. Yo pido misericordia.

--Tu hijo no merece misericordia, mujer--replicó Napoleón.

--Señor--contestó la mujer llorando--, no sería misericordia si la mereciera; y lo
que pido es justamente lo que no merece.

--De acuerdo--respondió el emperador--, tendré misericordia--. Y perdonó la vida
del joven.

Cristianos no son aquellos que ganan el favor de Dios porque son "buenos".
Cristianos son quienes reciben la misericordia de Dios. El nos dio la salvación
"no porque fuéramos tan buenos que la mereciéramos, sino porque en su bondad
y en su misericordia nos lavó los pecados y nos dio una nueva vida por medio del
Espíritu Santo" (Tito 3:5 BD). Gracias a Dios, sólo una vez necesitamos pedirle
que nos dé Su regalo de salvación.

Así como la salvación no se obtiene por lo que hacemos, tampoco se mantiene
por nuestras buenas obras. Nuestra salvación tiene como fundamento las
seguras promesas de Dios. Cristo mismo ha prometido: "Cualquiera que cree mi
mensaje y cree en Dios que me envió, tiene vida eterna, y nunca recibirá
condenación por sus pecados, porque ha pasado de la muerte a la vida" (Juan
5:24 BD).

Todo los esfuerzos denodados del mundo, no importa cuán ingeniosos parezcan,
no podrán salvar a un solo individuo. (De la misma manera que todos los
esfuerzos no podrán producir ese mecanismo de movimiento automático
permanente.) Y todo el rugido del infierno no podrá cambiar la certeza de la
salvación de Dios una vez que la recibimos.

Demos gracias a Dios por el grandioso don de la salvación en Cristo, y por la
seguridad de que nada nos podrá apartar del amor divino que es en Cristo Jesús
(Romanos 8:38-39).

¿A ti qué? ¡Tú sígueme!


Después de resucitar de entre los muertos Jesús le preguntó tres veces a Pedro si él lo amaba. En las tres ocasiones Pedro le
contestó que sí. Jesús entonces le dijo a Pedro cómo sería su muerte - aparentemente crucificado. Pedro tuvo curiosidad de
cómo le iría a Juan. Asi que le preguntó a Jesús,íberado de la comparación mediante palabras abruptas Juan 21:18-22
Después de resucitar de entre los muertos Jesús le preguntó tres veces a Pedro si él lo amaba. En las tres ocasiones Pedro le
contestó que sí. Jesús entonces le dijo a Pedro cómo sería su muerte - aparentemente crucificado. Pedro tuvo curiosidad de
cómo le iría a Juan. Asi que le preguntó a Jesús, “¿Y qué con éste hombre?” Jesús no le hizo caso a la pregunta y dijo: “¿A ti
qué? ¡Tú sígueme!” Aquí está el intercambio en su totalidad: “En verdad, en verdad te digo: 

cuando eras más joven te vestías y andabas por donde querías; pero cuando seas viejo extenderás las manos y otro te vestirá,
y te llevará adonde no quieras. Esto dijo, dando a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios. Y habiendo
dicho esto, le dijo: Sígueme. Pedro, volviéndose, vio que les seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el que en la cena se había
recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: Señor, ¿quién es el que te va a entregar? Entonces Pedro, al verlo, dijo a
Jesús: Señor, ¿y éste, qué? Jesús le dijo: Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a ti, qué? Tú, sígueme”Las
palabras abruptas de Jesús - “¡No es asunto tuyo, sígueme!” - son música a mis oídos. Ellas me liberan del lazo deprimente de
la comparación funesta. A veces, cuando escanéo los anuncios de 'Christianity Today' (todos los diez mil), me desanimo. No
tanto como lo hacía hace veinticinco años, pero aún encuentro agobiante la avalancha de sugerencias ministeriales. Libro tras
libro, conferencia tras conferencia, DVD tras DVD, - diciéndome cómo tener éxito en el ministerio. Y todos dándome sutilmente
el mensaje de que no lo estoy haciendo bien. La adoración podría ser mejor. La predicación podría ser mejor. La evangelización
podría ser mejor. La asistencia pastoral podría ser mejor. El ministerio juvenil podría ser mejor. Las misiones podrían ser mejor.
!Esto es lo que funciona! !Compra esto! !Ve aquí! !Hazlo de esta manera! Y para añadir leña al fuego, !algunos de esos libros y
conferencias son míos! Así que me sentí alentado por las palabras abruptas de Jesús hacia mí (y hacia ti): "¿Y a ti qué? ¡Tú
sígueme!" Pedro acababa de escuchar una palabra muy fuerte: Tú morirás - con mucho dolor. Y su primer pensamiento fue la
comparación. ¿Y qué con Juan? Si yo tengo que sufrir, ¿sufrirá él también? Si mi ministerio va a terminar de esa forma, ¿cómo
terminará el suyo? Si no llego a vivir una larga vida de ministerio fructífero, ¿llegará a hacerlo él? De esa forma pensamos como
pecadores. Comparar. Comparar. Comparar. Ansiamos saber en dónde estamos en comparación con otros. Hay algo de
orgullo si podemos encontrar a alguien que sea menos efectivo que nosotros. ¡Ay! Aún recuerdo la pequeña nota que me dejó
mi Asistente Residente en Elliot Hall durante mi último año en Wheaton: “Amar es dejar de comparar.” ¿Qué tiene que ver eso
contigo, Piper? ¡Sígueme! ¿A ti qué te importa que David Wells tenga tan amplio conocimiento de los efectos dominantes del
postmodernismo? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué te importa que Voddie Baucham recite el Evangelio tan poderosamente sin usar
notas? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué te importa que Tim Keller vea tan claramente las conexiones entre el Evangelio y la vida
profesional? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué te importa que Mark Driscoll sepa al dedillo el lenguaje y la locura de la cultura pop? ¡Tú
sígueme! ¿A ti qué te importa que Don Carson lea quinientos libros al año y combine la perspicacia pastoral con la profundidad
y exhaustividad de un erudito? ¡Tú sígueme! Esa palabra causó en mí gran regocijo. Jesús no me juzga por mi superioridad o
inferioridad respecto a otras personas. Ningún predicador. Ninguna iglesia. Ningún ministerio. Esos no son los estándares.
Jesús tiene un trabajo para que yo haga (y uno diferente para ti). No es lo que le ha dado a otros a hacer. Hay gracia en hacerlo.
¿Confiaré en El por esa gracia y haré lo que me ha sido dado a hacer? Esa es la pregunta. ¡Oh! ¡La libertad que llega cuando
Jesús nos fortalece! Espero que encuentres el ánimo y la libertad hoy, cuando escuches a Jesús decir a todas tus
comparaciones: ¿A ti qué? ¡Tú sígueme! Aprendiendo a caminar en libertad contigo, Pastor John “¿Y qué con éste hombre?”
Jesús no le hizo caso a la pregunta y dijo: “¿A ti qué? ¡Tú sígueme!” Aquí está el intercambio en su totalidad:
“En verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te vestías y andabas por donde querías; pero cuando seas viejo
extenderás las manos y otro te vestirá, y te llevará adonde no quieras. Esto dijo, dando a entender la clase de muerte con que
Pedro glorificaría a Dios. Y habiendo dicho esto, le dijo: Sígueme. Pedro, volviéndose, vio que les seguía el discípulo a quien
Jesús amaba, el que en la cena se había recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: Señor, ¿quién es el que te va a
entregar? Entonces Pedro, al verlo, dijo a Jesús: Señor, ¿y éste, qué? Jesús le dijo: Si yo quiero que él se quede hasta que yo
venga, ¿a ti, qué? Tú, sígueme”

Las palabras abruptas de Jesús - “¡No es asunto tuyo, sígueme!” - son música a mis oídos. Ellas me liberan del lazo deprimente
de la comparación funesta. A veces, cuando escanéo los anuncios de 'Christianity Today' (todos los diez mil), me desanimo. No
tanto como lo hacía hace veinticinco años, pero aún encuentro agobiante la avalancha de sugerencias ministeriales.

Libro tras libro, conferencia tras conferencia, DVD tras DVD, - diciéndome cómo tener éxito en el ministerio. Y todos dándome
sutilmente el mensaje de que no lo estoy haciendo bien. La adoración podría ser mejor. La predicación podría ser mejor. La
evangelización podría ser mejor. La asistencia pastoral podría ser mejor. El ministerio juvenil podría ser mejor. Las misiones
podrían ser mejor. !Esto es lo que funciona! !Compra esto! !Ve aquí! !Hazlo de esta manera! Y para añadir leña al fuego, !
algunos de esos libros y conferencias son míos!

Así que me sentí alentado por las palabras abruptas de Jesús hacia mí (y hacia ti): "¿Y a ti qué? ¡Tú sígueme!" Pedro acababa
de escuchar una palabra muy fuerte: Tú morirás - con mucho dolor. Y su primer pensamiento fue la comparación. ¿Y qué con
Juan? Si yo tengo que sufrir, ¿sufrirá él también? Si mi ministerio va a terminar de esa forma, íberado de la comparación
mediante palabras abruptas Juan 21:18-22 Después de resucitar de entre los muertos Jesús le preguntó tres veces a Pedro si
él lo amaba. En las tres ocasiones Pedro le contestó que sí. Jesús entonces le dijo a Pedro cómo sería su muerte -
aparentemente crucificado. Pedro tuvo curiosidad de cómo le iría a Juan. Asi que le preguntó a Jesús, “¿Y qué con éste
hombre?” Jesús no le hizo caso a la pregunta y dijo: “¿A ti qué? ¡Tú sígueme!” Aquí está el intercambio en su totalidad: “En
verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te vestías y andabas por donde querías; pero cuando seas viejo extenderás
las manos y otro te vestirá, y te llevará adonde no quieras. Esto dijo, dando a entender la clase de muerte con que Pedro
glorificaría a Dios. Y habiendo dicho esto, le dijo: Sígueme. Pedro, volviéndose, vio que les seguía el discípulo a quien Jesús
amaba, el que en la cena se había recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: Señor, ¿quién es el que te va a entregar?
Entonces Pedro, al verlo, dijo a Jesús: Señor, ¿y éste, qué? Jesús le dijo: Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a
ti, qué? Tú, sígueme”Las palabras abruptas de Jesús - “¡No es asunto tuyo, sígueme!” - son música a mis oídos. Ellas me liberan
del lazo deprimente de la comparación funesta. A veces, cuando escanéo los anuncios de 'Christianity Today' (todos los diez
mil), me desanimo. No tanto como lo hacía hace veinticinco años, pero aún encuentro agobiante la avalancha de sugerencias
ministeriales. Libro tras libro, conferencia tras conferencia, DVD tras DVD, - diciéndome cómo tener éxito en el ministerio. Y
todos dándome sutilmente el mensaje de que no lo estoy haciendo bien. La adoración podría ser mejor. La predicación podría
ser mejor. La evangelización podría ser mejor. La asistencia pastoral podría ser mejor. El ministerio juvenil podría ser mejor. Las
misiones podrían ser mejor. !Esto es lo que funciona! !Compra esto! !Ve aquí! !Hazlo de esta manera! Y para añadir leña al
fuego, !algunos de esos libros y conferencias son míos! Así que me sentí alentado por las palabras abruptas de Jesús hacia mí
(y hacia ti): "¿Y a ti qué? ¡Tú sígueme!" Pedro acababa de escuchar una palabra muy fuerte: Tú morirás - con mucho dolor. Y su
primer pensamiento fue la comparación. ¿Y qué con Juan? Si yo tengo que sufrir, ¿sufrirá él también? Si mi ministerio va a
terminar de esa forma, ¿cómo terminará el suyo? Si no llego a vivir una larga vida de ministerio fructífero, ¿llegará a hacerlo él?
De esa forma pensamos como pecadores. Comparar. Comparar. Comparar. Ansiamos saber en dónde estamos en
comparación con otros. Hay algo de orgullo si podemos encontrar a alguien que sea menos efectivo que nosotros. ¡Ay! Aún
recuerdo la pequeña nota que me dejó mi Asistente Residente en Elliot Hall durante mi último año en Wheaton: “Amar es dejar
de comparar.” ¿Qué tiene que ver eso contigo, Piper? ¡Sígueme! ¿A ti qué te importa que David Wells tenga tan amplio
conocimiento de los efectos dominantes del postmodernismo? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué te importa que Voddie Baucham recite el
Evangelio tan poderosamente sin usar notas? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué te importa que Tim Keller vea tan claramente las
conexiones entre el Evangelio y la vida profesional? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué te importa que Mark Driscoll sepa al dedillo el
lenguaje y la locura de la cultura pop? ¡Tú sígueme! ¿A ti qué 

  te importa que Don Carson lea quinientos libros al año y combine la perspicacia pastoral con la profundidad y exhaustividad de
un erudito? ¡Tú sígueme! Esa palabra causó en mí gran regocijo. Jesús no me juzga por mi superioridad o inferioridad respecto
a otras personas. Ningún predicador. Ninguna iglesia. Ningún ministerio. Esos no son los estándares. Jesús tiene un trabajo
para que yo haga (y uno diferente para ti). No es lo que le ha dado a otros a hacer. Hay gracia en hacerlo. ¿Confiaré en El por
esa gracia y haré lo que me ha sido dado a hacer? Esa es la pregunta. ¡Oh! ¡La libertad que llega cuando Jesús nos fortalece!
Espero que encuentres el ánimo y la libertad hoy, cuando escuches a Jesús decir a todas tus comparaciones: ¿A ti qué? ¡Tú
sígueme! Aprendiendo a caminar en libertad contigo, Pastor John¿cómo terminará el suyo? Si no llego a vivir una larga vida de
ministerio fructífero, ¿llegará a hacerlo él?

De esa forma pensamos como pecadores. Comparar. Comparar. Comparar. Ansiamos saber en dónde estamos en
comparación con otros. Hay algo de orgullo si podemos encontrar a alguien que sea menos efectivo que nosotros. ¡Ay! Aún
recuerdo la pequeña nota que me dejó mi Asistente Residente en Elliot Hall durante mi último año en Wheaton: “Amar es dejar
de comparar.” ¿Qué tiene que ver eso contigo, Piper? ¡Sígueme!
¿A ti qué te importa que David Wells tenga tan amplio conocimiento de los efectos dominantes del postmodernismo? ¡Tú
sígueme!
¿A ti qué te importa que Voddie Baucham recite el Evangelio tan poderosamente sin usar notas? ¡Tú sígueme!
¿A ti qué te importa que Tim Keller vea tan claramente las conexiones entre el Evangelio y la vida profesional? ¡Tú sígueme!
¿A ti qué te importa que Mark Driscoll sepa al dedillo el lenguaje y la locura de la cultura pop? ¡Tú sígueme!
¿A ti qué te importa que Don Carson lea quinientos libros al año y combine la perspicacia pastoral con la profundidad y
exhaustividad de un erudito? ¡Tú sígueme!

Esa palabra causó en mí gran regocijo. Jesús no me juzga por mi superioridad o inferioridad respecto a otras personas. Ningún
predicador. Ninguna iglesia. Ningún ministerio. Esos no son los estándares. Jesús tiene un trabajo para que yo haga (y uno
diferente para ti). No es lo que le ha dado a otros a hacer. Hay gracia en hacerlo. ¿Confiaré en El por esa gracia y haré lo que
me ha sido dado a hacer? Esa es la pregunta. ¡Oh! ¡La libertad que llega cuando Jesús nos fortalece!

Espero que encuentres el ánimo y la libertad hoy, cuando escuches a Jesús decir a todas tus comparaciones: ¿A ti qué? ¡Tú
sígueme!

Aprendiendo a caminar en libertad contigo,

Pastor John
Supuestamente Cristo debió haber raptado su iglesia a no más tardar de 1988 cuando se cumple la generación que los
teólogos siempre han sostenido que son 40 años. Ahora las cosas cambiaron, la higuera no floreció en 1948 sino en 1967
porque ésta fue la fecha cuando Israel tomó a Jerusalén en una guerra de manos de los palestinos. Algunos pre-tribulacionistas
dicen que Cristo tiene que venir (para el rapto) antes del año 2007 que es cuando se cumplen la próxima generación. Pero otros
más listos, dicen ahora que una generación no son 40 años sino 51.4 años, extendiendo así el espacio de tiempo para la venida
"rapto" aun más, hasta el 2018.

5. Del verso 24:36 hasta el 25:30 son en referencia al rapto.

6. Del verso 24:31hasta el 24:45 son en referencia a la segunda venida.

Otro ejemplo de este tipo lo es Tito 2:13. Este verso dice: Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa
de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. La interpretación dada a este verso es también interesante. Este verso es dividido
en dos partes para poder acomodar la doctrina. Veamos...

1. "la Esperanza Bienaventurada"- Esta frase según los pre-tribulacionistas hace referencia al rapto 7 años antes de la
tribulación.

2. "la Manifestación Gloriosa"- Esta frase según los pre-tribulacionistas, hace referencia a la segunda venida después de la
tribulación.

El problema con este verso es que este es un verso clave para probar la deidad de Cristo. Los Testigos de Jehová han
traducido erróneamente la segunda parte de este verso así: "del gran Dios y de[l] Salvador nuestro, Cristo Jesús". Esto lo han
hecho para separar a "Cristo" del titulo de "gran Dios". Pero esto de acuerdo a los conocedores de lingüística y la gramática y
las leyes ortográficas del idioma griego es incorrecto, pues las dos frases están unidas para indicar que el gran Dios y Salvador
nuestro es Cristo.

La frase "esperanza bienaventurada" y la frase "manifestación gloriosa" están unidas de la misma manera en que están unidas
"Nuestro gran Dios” y “Salvador Jesucristo". Cuando los pre-tribulacionistas pretenden separar estas dos frases para hacer ver
que son dos eventos distintos están haciendo lo mismo que los Testigos de Jehová hacen con la segunda parte del versículo
para separar el titulo de Gran Dios de Jesucristo. A mi entender esto es una grave falta de integridad Cristiana. ¿Se da cuenta
que clase de invento?. Y todo esto se hace de manera forzada, subjetiva y sin propia interpretación bíblica contextual para
justificar su errada creencia. Solo porque así tiene que ser; claro así tiene que ser para que su falsa doctrina sea "bíblica". Que
Dios tenga misericordia.

¿CUÁNDO SE MANIFESTARÁ EL HIJO DE PERDICION (ANTICRISTO)?


De acuerdo a muchos intérpretes de laa Biblia el 'Hijo de perdición' (2 Tes. 2:8) se manifestará a la mitad del periodo de la
tribulación (a la mitad de la semana de Daniel 9:27). En el libro de Apocalipsis, la bestia (otra referencia al Anticristo), no se
manifiesta con su poder hasta la mitad de la tribulación. En Apocalipsis 13:4-5 nos dice:

Y adoraron al dragón [Satanás] que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ) ¿Quién como la bestia,
y quien podrá luchar contra ella? 5 También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para
actuar por cuarenta y dos meses.

Es de entender que estos cuarenta y dos meses equivalen exactamente a tres años y medio los cuales no necesariamente
deben ser entendidos de forma literal sino simbólica tal como lo es la primera mitad de la semana. El reinado de poderío de la
bestia (tipo del dominio Satánico) terminará cuando Cristo venga. Veamos lo que dice en...

Apocalipsis 19:19-20:

"19 Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo blanco , y
contra su ejercito. 20 y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las
cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos
dentro de un lago de fuego que arde con azufre. 

2 Tesalonicenses 2

8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su
venida

El jinete en el caballo blanco es Cristo en su Segunda Venida (Apo. 19:11) y sus ejercito, son los Ángeles no la iglesia, qiuenes
vienen con Él. (Mateo 25:31)

LA TRIBULACIÓN


Muy contrario a lo que se ha enseñado y aunque muchos no lo quieran aceptar, la Biblia nos dice que la tribulación será para los
escogidos, es decir, la tribulación de parte del sistema del mundo incluyendo el gobierno del Anticristo. Los impíos también
tendrán su tribulación pero ésta será de parte de Dios, será mas como castigo para ellos, lo podemos entender en la Biblia
como la ira de Dios.

En Mateo 24:9 dice " y os entregaran a tribulación, y os mataran, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi
nombre". Esto será antes del Anticristo manifestarse, durante el periodo de "principio de dolores" que habló Jesús. Después de
la manifestación del Anticristo, la tribulación será peor.

En Mateo 25:20-21 se nos dice: "Orad, para que vuestra huida no sea en invierno, ni en día de reposo; 21 porque entonces
habrá gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá".

Debemos tener en mente que los creyentes serán perseguidos y matados (atribulados) por causa del nombre de Jesús. Esta
persecución (tribulación) comenzó con la iglesia primitiva y en los tiempos del fin (del Anticristo) será aún peor.  En el libro de
Apocalipsis 13:7 hablando de la bestia (gobierno satánico del anticristo) dice: "Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y
vencerlos". ¿Quiénes son estos santos? La palabra santos significa separados y vemos que este nombre es dado a los
creyentes. El apóstol Pablo se refería a la iglesia como "los santos" (Filipenses 4:21; Hebreos 13:24); el apóstol Pedro nos
llama 'nación santa' (I Pedro 2:9); Judas nos llama santos (Judas 3).  Finalmente en el mismo libro de Revelación se da la
identidad de "los santos" y se dice que es la Iglesia.  Aunque los dispensacionalistas dicen desde Apocalipsis 4 al 19 la palabra
"iglesia" no es mencionada sino la palabra "santos" y que eso es supuestamente 'prueba' de que el rapto ocurre en el capitulo
cuatro, aquí vemos que "los santos" del libro de Apocalipsis son "la Iglesia", la esposa del Cordero.

Apocalpsis 19

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a
ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos

EL ANTICRISTO VENCERÁ A LOS SANTOS


Es importante aquí que nos detengamos una vez mas para aclarar el verso que acabamos de citar. En Apocalipsis 13:7 dice :"Y
se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos". Algunos utilizan este verso para promover su enseñanza de un rapto
pre-tribulacional, ya que se dice que se hará guerra y se vencerá a los santos y no a la iglesia. El Anticristo es el agente
(espíritu) de Satanás. El Anticristo, Satanás y todos los demonios podrán vencer a los santos físicamente, pero ¡JAMÁS
PODRAN VENCER A LA IGLESIA!, la Iglesia es espiritual.

Los santos han sido perseguidos desde el primer día que se fundó la Iglesia de Cristo en Jerusalén. Muchos creyentes fueron
destruidos, matados o perseguidos. Los apóstoles del Señor fueron muertos por persecución, literalmente fueron vencidos
físicamente pero NO ESPIRITUALMENTE. La Iglesia no puede ser destruida por Satanás. Aunque muchos creyentes hayan
muerto, mueran, y sigan muriendo, la iglesia continua adelante. Tiene que ser así porque eso fue lo que Cristo dijo: "Y yo
también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".
Mateo 16:18.  Claramente en Apocalipsis 12:17 dice:"Entonces el dragón se lleno de ira contra la mujer; y sed fue a hacer
guerra contra el resto de la descendencia de ella (la iglesia), los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio
de Jesucristo".

En este verso claramente vemos que el dragón (Satanás), hará guerra contra la iglesia, los que son descendencia de aquella
mujer y los que guardan los mandamientos de Jesucristo (Cristianos).

LA VENIDA DE CRISTO SERÁ DESPUES DE LA TRIBULACION


De acuerdo a lo que hemos leído en Apocalipsis 13, y veremos ahora en Mateo podremos entender que los santos de la iglesia
pasarán por tribulación y por gran tribulación.

Mateo 24:29-31

"E inmediatamente DESPUES de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las
estrellas caerán del cielo, y las potencias serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y
entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y
gloria. 31 Y enviará a sus Ángeles con gran voz de trompeta, y juntaran a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un
extremo del cielo hasta el otro."

El verso 31 claramente describe el rapto de la iglesia la cual dijo Jesús será después de la tribulación de aquellos días.

LA PARABOLA DEL TRIGO Y LA CIZAÑA

La parábola de la cizaña y el trigo en Mateo 13:34-43 es de suma importancia para saber el orden de los sucesos al fin del
siglo. Es importante notar cuan claras son las palabras de nuestro Señor Jesús respecto a estos acontecimientos:

Mateo 13:40-43

"40 De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. 41 Enviará el Hijo del
Hombre a sus Ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42 y los echaran
en el horno de fuego, allí será el lloro y el crujir de dientes. 43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su
Padre".

Esta es la explicación que da Jesús a la parábola del trigo y la cizaña. La parábola se encuentra en Mateo 13:24-30.

Mateo 24:30

"Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la
cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero."

Se da cuenta, la cizaña tiene que ser recogida (agrupada, señalada, pero no matada) antes que el trigo para ser quemada pero
no hasta que sean juzgados en el juicio del gran trono blanco. Por eso es que es necesario que se dejen crecer JUNTAS
HASTA EL FIN DEL MUNDO (literalmente ‘la consumación), la siega cuando Cristo venga, Él enviará sus Ángeles a separar la
cizaña y a atarla en manojos para que sea quemada (en el lago de fuego) después que se haya recogido el trigo en el granero
de Cristo (El reino eterno). Jesús vendrá a recoger el trigo (la iglesia - el arrebatamiento), y después se quemará la cizaña en el
infierno. Esto es lo que ocurre en Apocalipsis 14:14-20. Es también preciso notar que estos eventos ocurren después que se ha
tocado la séptima trompeta, esta es la última trompeta, la final trompeta, en los días o tiempo de la venida del Señor.

Apocalipsis 14:14-20

14 Mire, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una
corona de oro, y en la mano una hoz aguda. 15 Y salió otro ángel clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube:
Mete tu hoz, y siega; porque ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. 16 Y el que estaba sentado sobre la nube metió
su hoz en la tierra, y la tierra fue segada. 17 Salió otro ángel del templo que esta en el cielo, teniendo también una hoz aguda. 18
Y salió del altar otro ángel que tenia poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenia la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz
aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. 19 Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la
viña de la tierra, y echo las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. 20 Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió
sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios.

Esta recogida de cizaña es la destrucción de los malvados al fin del siglo, un fuerte castigo de destrucción y muerte que será
efectuado sobre los que sirven de tropiezo a la obra de Dios, y los que hacen iniquidad. Mateo 13:41 y tomará lugar después
que sea recogido el trigo, o sea este es el arrebatamiento. Los ángeles llevaran a cabo esta obra de separación de la cizaña,
antes que Cristo venga a la tierra a buscar a su iglesia. Dios sabe lo que hace y como lo hace.

LA PARÁBOLA DE LAS DIEZ VÍRGENES: ¡NO HAY MAS OPORTUNIDAD!

Contrario a la creencia de los pretribulacionalistas, que enseñan que muchos tendrán una segunda oportunidad de salvación
después que el arrebatamiento ocurra, ("SI NO SE PONEN LA MARCA DEL 666 Y SE DEJAN CORTAR LA CABEZA"), Jesús
enseñó que no habrá mas oportunidad. Si analizamos la parábola de las diez vírgenes nos daremos cuenta de esta realidad.
Después que venga el Cristo (el esposo) a buscar su iglesia (las vírgenes prudentes), toda oportunidad se habrá terminado. En
Mateo 25:1-13 Jesús dijo en la parábola de las diez vírgenes. Todas esperaban al esposo. Pero cinco de ellas no estaban
preparadas para recibirle y salieron a prepararse (comprar aceite, tipo del espíritu Santo), pero mientras ellas estaban fuera, el
esposo vino...

Mateo 25:10-13   

Y las que estaban preparadas entraron con Él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes,
diciendo: ¡Señor, Señor, ábrenos! Mas él respondiendo dijo; De cierto os digo que no os conozco. Velad pues, porque no
sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Si después que Cristo entre a las bodas con los suyos, la puerta será cerrada, ¿como es posible que los que se salvan durante
la gran tribulación sean aquellos que no se fueron en el supuesto rapto antes de los siete años de tribulación? Después de que
Cristo venga por su Iglesia, NO HABRA MAS OPORTUNIDAD DE SALVACION, SOLO EL JUICIO DE LA IRA DE DIOS.

¿QUIÉNES SON LOS SANTOS QUE VIENEN CON JESÚS?


Una de las enseñanzas de los pretribulacionistas es que en el rapto "Cristo viene por sus santos" y que en la venida "Cristo
viene con sus Santos". Tengo un libro de Teología Sistemática el cual hablando respecto a estos acontecimientos dice que: "No
podemos confundir lo uno con lo otro". Muy interesantemente, no se da ni una cita bíblica que respalde tal enseñanza. ¿Cómo
pues lo podemos creer?

En el libro de Apocalipsis Capitulo 19:14 dice "Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio le seguían en
caballos blancos." Los comentaristas pretribulacionistas aseguran que en este grupo vienen los santos de la iglesia pero eso no
es lo que dice la Biblia. En Zacarías 14:5, también se habla de los santos que acompañan a Jehová en su venida "y con el todos
los santos". Cuando se escribió el libro de Zacarías, la iglesia no existía y ya se usaba el termino "los santos", para referirse al
pueblo de Dios.  Entonces, ¿a quienes se refiere?

Es cierto que los creyentes son santos, la Biblia lo dice. Somos los santos, "nación santa". Eso esta bien claro; pero la pregunta
es ¿si son los santos de la iglesia los que vienen con Cristo en su venida? La Biblia lo dice.

En Judas 14-15 dice:

"De estos también profetizó Enóc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,
para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a los impíos...".

Si leemos solamente este verso, no podremos entender con exactitud quienes componen este grupo que viene con el Señor,
pero si podemos ver que los que vienen lo hacen "para hacer juicio", no para juzgar. La iglesia se sentará a juzgar (Mateo
19:28; I Corintios 6:2-3), pero NO hará o ejecutará juicio.

En Mateo 25:31 vemos quienes son los santos: "Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos Ángeles con
Él, entonces se sentará en su trono de gloria." Si leyó bien se debe haber dado cuenta que los que vienen con él "son los
Ángeles". La iglesia no son Ángeles. En Marcos 8:38, también dice que vendrá "en la gloria de su Padre con los santos
Ángeles".

¿QUE SIGNIFICAN ENTONCES LOS SIGUIENTES VERSOS...?

Apocalipsis 3:10...

"Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también TE GUARDARÉ de la hora de la prueba que ha de venir
sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra".

Muchos usan este verso como garantía de que la Iglesia no pasará por ningún tipo de persecución o tribulación. Pero el verso
dice “yo te guardaré de la hora de la prueba”. Es decir de la parte final, de la ira de Dios que vendrá sobre el mundo entero.
Esto ocurrirá al fin justo antes del arrebatamiento de los santos tiempo el cual será de "prueba" para los moradores de la tierra
(los terrenales) pero del cual tiempo los que tienen su morada en los cielos (los creyentes) serán guardados. Luego vendrá el
arrebatamiento donde la Iglesia será librada de la ira de Dios cuando el Fuego de Dios sea derramado sobre la tierra sobre
aquellos que son desobedientes al Evangelio…

II Tesalonicenses 2:10

7. Porque es justo para con Dios pagar con tribulación A LOS QUE OS ATRIBULAN; y a vosotros que SOIS ATRIBULADOS
dar reposo con nosotros cuando se manifieste el Señor del cielo con los Ángeles de su potencia, 8. EN LLAMA DE FUEGO
para dar pago a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. 9. los cuales serán
castigados de eterna perdición por la presencia del Señor, y la gloria de su potencia. 10. Cuando viniere para ser glorificado en
sus santos, y hacerse admirable "en aquel día" en todos los que creyeron. 11. Por lo cual, asimismo oramos siempre por
vosotros, que nuestro Dios os tenga por dignos de su vocación, e hincha de bondad todo buen intento, y toda obra de fe.

En este verso vemos claramente y muy contrario a lo que muchos enseñan, que HAY Y HABRÁ TRIBULACIÓN PARA LA
IGLESIA, LOS SANTOS DEL SEÑOR. Los Santos serán librados de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo ENTERO
cuando Cristo venga. A eso se refiere Revelación 3:10, NO a ser librado o sacado secretamente de la tierra siete años antes
del fin. Si la iglesia estuviera todavía aquí cuando las copas de ira son derramadas, este verso simplemente significa que la
iglesia Será guardada como Cristo oró, pues las mismas palabras son utilizadas en el texto griego original:

Juan 17 15

No ruego que los quites del mundo, SINO QUE LOS GUARDES del mal.

Que "los guardes", no raptándoles al cielo o a las nubes sino protegiéndoles DENTRO de la tierra con el poder divino de Dios.
NO hay duda que la iglesia puede ser y será guardada por la mano poderosa de Dios de la misma manera que Dios cuidó al
pueblo de Israel cuando estaba derramando las diez plagas sobre Egipto.

I Tesalonicenses 5:9

Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo

I Tesalonicenses 1:10

"Y Esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucito de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera".

Los santos de Cristo (la Iglesia compuesta por todos los gentiles y judíos que la han de componer y que son el pueblo de Dios,
Su Israel) NO experimentaran la ira venidera DE PARTE de Dios. Solo los injustos, y por lo tal alcanzaremos la salvación por
medio de Jesucristo el día de su venida. Esta ira debe de entenderse como la ira que Dios derrama sobre los que no son su
iglesia al momento de su venida como dice en I Tesalonicenses 1:10 y II Tesalonicenses 2:10, pero especialmente la
condenación de EL FUEGO DE CASTIGO ETERNO. Para una consideración más detallada del verso de Revelación 3:10 leer
el estudio "Te guardaré de la hora de la prueba" ¿Qué significa eso?.

CONCLUSIÓN

Podemos confiadamente creer y decir que LA IGLESIA PASARÁ POR LA GRAN TRIBULACIÓN y que no existe base bíblica
alguna para creer que será de otra manera. No podemos engañarnos nosotros mismos ni engañar a los demás haciéndoles
creer que después del arrebatamiento los que no sean levantados tendrán otra oportunidad.

I Corintios 6

Porque dice: En Tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; HE
AQUÍ AHORA EL DIA DE SALVACIÓN.

Algunos me han dicho que si no se van con Cristo en el arrebatamiento, se dejaran cortar la cabeza. Que triste que hayan
maestros que enseñen a las personas a creer en tal error. Después que Cristo venga, ¡No habrá ya más oportunidad para
nadie!
Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org

Mensajes cristianos