Predicas para mujeres cristianas

ESTABLECER ROLES EN LA FAMILIA SIN MACHISMO


Una de las tareas más difíciles para la mujer líder de hoy es aceptar que ella es agente de cambio no
solo en su casa, sino también en la iglesia y en la comunidad. Una de las áreas más difíciles para
operar cambios sustanciales es la familia, porque la misma mujer es quien debe cambiar su propio
concepto tradicional (no bíblico por cierto) de funcionalidad en el hogar.

La pregunta que se plantea es «cómo establecer...» Sin embargo, la misma pregunta ya ofrece cierto
conflicto entre los conceptos y la acción, en un sistema de funciones domésticas. Respondo lo anterior
con otra pregunta: ¿Qué se entiende por establecer o quién debe establecer? Sugiero entonces
empezar por cambiar el término «establecer» por el de «aceptar». La funcionalidad no la debe
determinar alguien desde su propia perspectiva porque más bien es un asunto de compromiso. El
esposo y la esposa, el papá y la mamá, el hijo y la hija deben aceptar que las labores domésticas no
son obligaciones de una sola persona, sino de cada miembro de la familia, hasta del más pequeñito.

Con esto en mente, sugiero que los miembros de toda familia, de manera grupal y personal, cumplan
sus funciones en el seno hogareño. En primer lugar, deben buscar el consejo divino y dejar que la
Palabra de Dios renueve sus mentes (Ro 12.2) y les haga entender y aceptar las funciones auténticas
que cada uno tiene, con base en los principios y valores bíblicos.
En segundo lugar, debe haber apertura al diálogo y al cambio. Aun tratándose de una familia recién
establecida, el trasfondo que traigan los cónyuges influye en su actitud hacia las obligaciones que
deben aceptar. Por lo tanto, despojarse del tradicionalismo y la vestidura cultural es una meta
primordial para asumir cada función con responsabilidad.

Como tercer y último punto, sugiero que se liberen de ciertos hábitos ?muchas veces pecaminosos?
como el incumplimiento, la irresponsabilidad, la falta de cooperación, la indiferencia, el enojo ante las
obligaciones, la mediocridad, la falta de iniciativa personal y otros más, a fin de funcionar a cabalidad.

No hay tarea doméstica u hogareña que esté limitada por asunto de género. Todo es un asunto de
actitudes ante las obligaciones. Por ello, romper el patrón es parte de nuestra responsabilidad y
debemos comenzar en nuestra propia casa. Como principios y valores sugiero estudiar los siguientes
que podrán propiciar las actitudes correctas para aceptar las obligaciones propias.

Aceptar el principio que cada miembro de la familia debe estar en la disposición de: ?todo lo que
quiero que hagan conmigo, debo estar en la determinación de hacerlo a los demás?. Para ello el
Sermón del monte es bastante específico, con su resumen en Mateo 7:12. Los tres Capítulos de Mateo
5-7 presentan un planteamiento del Señor Jesús que dice ?Oísteis que fue dicho...?, y pasa a
establecer un contraste desde su perspectiva de cambio ?Pero yo os digo...? hasta llegar a su
conclusión a 7:12.

Quiero que me laven la ropa, tengo que tener toda la disposición, capacidad y determinación de
hacerlo en cualquier momento a los demás. Quiero que me preparen una comida sabrosa y calientita
cuando estoy cansado o cansada, debo prepararme para poder servir de la misma manera a los
demás, aun en medio de las circunstancias de mayor desventaja. Quiero una casa limpia, ordenada,
acogedora, debo estar dispuesto o dispuesta a limpiar, cuidar del orden, y propiciar el ambiente
acogedor en todo el sentido de la palabra, no sólo cuando me queden ganas, sino en todo tiempo.

Cada miembro de la familia debe tener el adecuado concepto de sí mismo. Este adecuado concepto
lo describe Pablo como ?estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando
cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.?. Nuestra cultura machista ha
implantado como patrones hogareños que los superiores son los hombres, desde el papá como el ?
jefe?, hasta los hijos varones, como tales.

Sin embargo, a este principio bíblico se le da bastante énfasis cuando se trata de desarrollar actitudes
en gente que está en liderazgo. El primero en establecer una perspectiva diferente del liderazgo es el
mismo Señor Jesús. Varios son los ejemplos que podrían citarse de sus declaraciones, pero a manera
de resumen podemos recordar cuando todos los discípulos se hicieron los disimulados para el
lavamiento de los pies, y vino el Señor y lo hizo por él mismo (Jun. 13). Su frase conclusiva es: ?
Ejemplo os he dado (13:15)?.

Cada miembro de la familia debe ejercitarse y si es necesario, ser enseñado, en el espíritu de servicio.
Ninguna responsabilidad debe cumplirse simplemente por ser eso, una obligación. Todo lo contrario,
cada miembro de la familia debe aprender a encontrar gozo y satisfacción en el servicio a los otros por
amor, como dice Pablo en Gálatas 5:13 ?...no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino
servíos por amor los unos a los otros.?

No hay tarea doméstica u hogareña que esté limitada por asunto de género. Todo es un asunto de
actitudes ante las obligaciones. Por ello, romper el patrón es parte de nuestra responsabilidad y
debemos comenzar en nuestra propia casa.
Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org
Predicas para mujeres cristianas
Temas para la mujer cristiana