Ayunos cristianos

3 - AYUNOS BIBLICOS Y SU PROPOSITO


El profeta Jeremías 36:9 dice: "Y aconteció en el año quinto de
Joacím hijo de Josías, rey de Judá, en el mes noveno, que
promulgaron ayuno, en la presencia de Jehová
a todo el pueblo dc Jerusalén y a todo el pueblo que venia de las
ciudades dc Judá a Jerusalén. Y Baruc leyó en el libro las palabras
de Jeremías en la casa de Jehová, a oidos del pueblo." Tode el
pueblo se reunió en ayuno para oír palabra de Dios. Sería de
gran provecho que de vez en cuando se proclamaran días de
ayuno en las iglesias para estudiar la palabra de Dios.

En l de Reyes 21:27 dice: “Y sucedió que cuando Acab oyó estas
palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio, sobre su carne, ayunó
y anduvo en cilicio, y anduvo humillado. Entonces vino palabras
de Jehová a Elías, diciendo: ¿No has visto como Acab se ha
humillado delante de mí? Pues por cuando se ha humillado
delante de mí, no traeré el mal en sus días”.

La Biblia nos muestra que Elías anunció al rey Acab el juicio de
Dios que venía por causa de la maldad que imperaba en el reino.
El rey se humilló a Dios en ayuno y el Señor no derramó el
juicio en los días de Acab. Ahora mismo nuestro país está sumido
en profunda maldad. Los asaltos, crímenes, robos, la adicción a
las drogas, el adulterio, juegos de azar, la prostitución, los
abortos, la idolatría, la adoración de imágenes y estatuas, la
hechicería y muchas más abominaciones a Dios.
El pecado provoca ira de Dios sobre los pueblos pero si los
pueblos
Crecer en Cristo
iglesiasamaria.org

AYUNO CRISTIANO - AYUNOS BIBLICOS Y SU PROPOSITO

Ayunos bíblicos

3) Ayunos bíblicos y su propósito

1) Importancia del ayuno
El ayuno del Señor
2) Tipos de ayuno
4) Temas relacionados con el ayuno
5) Como romper el ayuno
6) El ayuno del Señor
se humillan y ayunan, Dios aparta su ira. Esta es la época de hacer como Acab y orar y ayunar por este
país para que Dios aparte su ira en nuestros días. Ya la ira de Dios ha caído sobre algunos países. La Biblia
dice: "Y entonces Iosafat tuvo temor; y humilló su
rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a toda Juda". ¿Qué le pasaba al rey Josafat? Los
pueblos paganos de Amón y Moab le declararon guerra. Ante un problema tan serio el rey proclamo ayuno
para humillarse y consultar a Dios sobre lo que debía hacer. Es una preciosa lección bíblica que debemos
poner en practica cuantas veces sea necesario. Cuando hay decisiones importantes que tomar o
problemas
serios que solucionar, es un momento ideal para ofrecer un día de ayuno orando a Dios y
consultándole sobre la forma de actuar. Josafat lo hizo ante la terrible amenaza de los enemigos y dice la
Biblia que en contestación de su ayuno y oración, vino el Espíritu Santo sobre Jahaziel hijo de Zacarías, y
dijo Jehová os dice así: "No temaís delante de esta multitud tan grande, porque no es nuestra la guerra,
sino de Dios". 2 Crónicas 20: l-1 y 17 añade "Paraos estad quietos, y ved la salavación de Jehová con
vosotros”.

Dios les indicó que solo era esperar su obra y así pues Josafat no tuvo que pelear pues los enemigos fueron
confundidos por Dios y se mataron unos a los otros. (v.22). Nos muestra esta porción bíblica que en caso
de problemas de gran importancia debemos proclamar ayuno pidiendo a Dios que nos muestre qué
debemos hacer. En alguna forma Dios nos revelará y nos dará palabra de sabiduría para obtener la victoria
y obrará El rompiendo los planes del diablo. Cuando hay problemas en las iglesias, un día de ayuno
clamando a Dios para que los resuelva traería la pronta victoria. En algunos casos de enfermedades
graves de siervos de Dios, a la Iglesia actual se le ha olvidado el método bíblico del ayuno en masa. Han
recurrido a los médicos y a la oración regular. Al fallar estos no se han profundizado en el método bíblico
más poderoso que es llamar a ayuno al pueblo. Hombres de Dios aun jóvenes y útiles en la obra han
partido antes de tiempo cortados por un cáncer o algún otro ataque del diablo. Si toda una congregación, o
varias congregaciones, o todo un concilio hubiesen proclamado un día de ayuno y clamor, hubiesen roto la
obra del diablo.
Es bueno entender que la Biblia dice que la vida del hombre es de setenta años
y ochenta en los robustos y que Dios ha prometido colmar el número de nuestros días. Éxodo 23:25-26.
No le permitamos al diablo que corte a los cristianos antes de tiempo. Démosle batalla con nuestras
armas que no son carnales sino espirituales.
El libro de Esdras 8:21-23 dice: “Y publique ayuno allí junto al río Ahava, para afligir-
nos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros y para nuestros niños, y
para nuestros bienes. Porque tuve verguenza de pedir al rey tropas y gente de a caballo que nos
defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey diciendo: "La mano de nuestro
Dios es para bien sobre todos los que le buscan, más su poder y su furor contra todos los que le
abandonan. Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto y él nos fue propicio”.

Podemos notar que este es un ayuno para pedir protección a Dios. Esdras marchaba hacia Jerusalén y
llevaba muchos bienes. Corrían peligro de ser asaltados en el camino, pero como le habían hablado al rey
que Dios protegía a los suyos, no se atrevieron a pedirle soldados para que los protegiera. Proclamaron,
pues ayuno reclamando a Dios su promesa. Dios no falló. El nunca falla y por consiguiente ellos hicieron el
viaje y llegaron a salvo a Jerusalén. Es maravilloso notar la fe de Esdras y los suyos en la palabra de Dios y
en el poder del ayuno y la humillación para traer a cumplimiento las promesas de Dios. Es un ejemplo para
nosotros hoy en día para que aprendamos a vivir lo que predicamos. Muchos cristianos hoy en día predican
que Cristo sana,
pero al enfermarse corren al médico. ¿Por que no podemos creer a Esdras?. Si Dios dice que la oración de fe
sanará al enfermo y el Señor lo levantará, Santiago 5:14, podemos creer eso y esperar confiados en su
palabra. Esperar en Dios y El hará. Si hay dudas y titubeos entre en ayuno y oración para que tu fe aumente
y obtengas la victoria y Dios sea glorificado.
Sin fe es imposible agradar a Dios.
Hebreos ll:5 dice: "Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado porque lo traspuso
Dios". Dependamos pues, como Esdras, del ayuno y la oración para conquistar las victorias por fe en sus
promesas, y no por confianza en la ciencia y el poder de los hombres. Noten que el propósito del ayuno de
Esdras fue para buscar protección de Dios en el viaje a Jerusalén. El necesitaba que Dios impidiera que los
ladrones le robaran. Hoy podemos también reclamar protección de Dios para nuestras propiedades y aun
para nuestras propias vidas. Muchos hermanos usan perros para proteger sus hogares y propiedades pero
la Biblia dice: "Fuera los perros". Apocalipsis 22:15. No es cuestión de perros, sino de hacer lo que hizo
Esdras, proclamar ayuno y humillarse a Dios reclamando su protección. La Biblia dice: "El ángel de Jehová
acampa en derredor de los que le temen y les defiende”. Salmo 34:7. Dios no ha cambiado. Ayuna y
ora y humíllate a Dios clamando por protección para tus hijos, tus propiedades y hasta tu propia vida. El
libro de los Hechos l3:2·3 nos dice: “ Ministrando estos al Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo:
Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les
impusieron las manos y los despidieron”.

En este importante pasaje podemos ver cómo la Iglesia Apostólica era dirigida por el Espíritu Santo. No
enviaron a Pablo y a Bernabé porque lo razonaron con su intelecto, sino porque el Espíritu Santo habló y lo
ordenó. Hoy necesitamos que el Espíritu Santo hable en la iglesia. Si el Espíritu Santo hablaba en la iglesia
primitiva debe permitírsele que hable hoy también. Notemos que el pasaje añade que la iglesia ayunó y oró
antes de enviar los misioneros. Las iglesias de hoy en día deben también depender del ayuno y la
oración para hacer decisiones importantes y abrir la puerta para que el Espíritu hable en la
congregación.

En muchos casos hay temor de que Dios hable pues no hay discernimiento para saber si es el Espíritu de
Dios o la carne del hombre, o el diablo el que esta hablando. Los hombres con sus propios razonamientos
son los que a veces envian y trasladan y ordenan los ministerios. Por eso hay tantos ministerios estériles y
fracasados hoy en dia. Volvamos a los métodos bíblicos. Oremos y ayunemos mas para que los que vayan
se muevan en victoria. Antes de Pablo y Bernabé partir en el viaje misionero, la iglesia oro, ayunó y los
envió. Mientras ayunaba la iglesia, el Espíritu habló de este viaje. Toda la victoria fue debido al ayuno y
oración de ellos. Cambiémos los métodos modernos de letra y razonamiento humano por el método de
Dios de ayuno y oración y tendremos las grandes victorias de la iglesia apostólica.

En 2 Corintios 6:5-7 el apóstol Pablo habla de su vida y dice: “En azotes, en cárceles, en tumultos, en
trabajos, en vigilias, en ayunos: en pureza, en ciencia, en paciencia, en bondad, el Espíritu Santo,
en amor sincero, en palabras de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a
siniestra”. Observa que ayunos y vigilias y manifestación del Espíritu Santo era la vida apostólica.
No olviden nuestros líderes cristainso que entre más alto nos ponga el Señor más espirituales debemos
mantenernos para hacer decisiones y razonar por su Espíritu.
No importa cuantos trabajos y obligaciones podamos tener, no debemos caer en el pecado de apartamos
del primer amor. Apocalipsis 2:4 dice: "Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor”.
Recuerda, por tanto, de dónde has caído. Y arrepiéntete y haz las primeras obras, pues si no vendré pronto
a ti, y quitaré tu candelabro de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Nos enseña la palabra que no
importa cuantos títulos tengas no te puedes descuidar en esa vida de ayuno y oración y profunda
comunión con Dios que hará posible que seas guiado por el Espíritu Santo. El libro del profeta Jeremías,
capitulo 14, nos relata que por el pecado de Israel vino una terrible sequia. El pueblo clamó a Dios pero el
Señor dijo: "Se deleitaron en vagar, y no dieron reposo a sus pies; por tanto,Jehova no se agrada de ellos,
se acordará ahora de su maldad, y castigará sus pecados” (v. l0). Y el Señor le dijo al profeta: “No ruegues
por este pueblo para bien. Cuando ayunen, yo no oiré su clamor, y cuando ofrezcan sacrificio y ofrenda no
lo aceptaré, sino que los consumiré con espada, con hambre y con pestilencia”. (vv.ll y 12).

Este pasaje del libro de Jeremías nos muestra que el hombre puede llegar a un grado de maldad que ni el
ayuno pueda socorrerlo. Eran tantas las veces que Dios había amonestado a Israel y le había enviado aviso
y se había arrepentido de castigarles que esta vez ni aun en ayuno Dios quiso oirlos y lanzó juicio sobre
ellos. Te muestra esto que no podemos insistir en permanecer en lo que desagrada a Dios pues podríamos
alcanzar la condición espiritual en la cual ni con ayuno Dios nos contestaría. Algunos cristianos de hoy que
se les predica continuamente contra la mundanalidad y la vanidad de este siglo e insisten en seguir
contaminados con inmundicias como la televisión, el deporte, la música mundana, la literatura mundana y
aun el juego de loteria, puede que ayunen y Dios no los oiga, Si su corazón esta decidido para Dios y usted
esta apartado del mundo y tratando de agradar en todo a Dios conforme a su palabra, entonces ayune, ore
y recibirá grandes bendiciones del cielo. Algunos puede que Dios no les oiga pues no aman a ciertos
hermanos, murmuran del pastor, critican a otros predicadores y ofenden al projimo. Otros puede que no
den el diezmo o no paguen sus deudas. Algunos han ofendido a otra persona, hasta odian y guardan
rencor. En esa forma no recibirian nada de un ayuno. Limpia tu vida, y decidete para Dios y el ayuno te
traerá grandes bendiciones del Altísimo. El libro de Jueces 20:25 nos dice que todo el pueblo de Israel vino
a la casa de Dios; y lloraron, y ayunaron aquel día hasta la noche. ¿Qué había pasado? Israel había sufrido
una derrota terrible a manos de los hijos de Benjamín. Miles habían sido matados. El pueblo proclamé
ayuno y preguntaron a Jehová si volvían a intentar salir contra los hijos de Benjamín. Dios contestó "Subid
porque mañana yo os los entregaré". Volvieron de nuevo los hijos de Israel a salir contra Benjamín y los
derrotaron esta vez en forma plena. Un día de ayuno de todo el pueblo cambio de derrota en victoria.
Iglesias no crecen pueden hacer como Israel. La iglesia entera proclamar ayuno y reunirse todos a llorar
delante de Dios para que convierta las almas. En esa forma la derrota puede ser transformada en victoria.
En pueblos donde la obra se hace muy difícil, las iglesias de las diferentes denominaciones se pueden reunir
en ayuno clamando por las almas en ese pueblo y Dios rompería los yugos del diablo y las almas se
convertirían.

No es cuestión de ampararse en la excusa de decir: "Este pueblo es muy duro para el evangelio", sino en
darle la batalla al diablo y unirse todas las iglesias en un día de ayuno como hizo Israel y llorar por ese
pueblo y Dios dará la victoria. En vez de estar contendiendo y criticandose las unas a las otras, como
sucede tan frecuentemente las diferentes iglesias cristianas deben unirse a orar y a ayunar para que la obra
de Dios crezca y el Señor sea honrado. Estos ayunos unidos pueden celebrarse con frecuencia hasta que la
gloria de Dios se manifieste. Los concilios podrían proclamar días de ayuno en que  todos los hermanos de
sus iglesias estuvieran en un ayuno de seis de la mañana a seis de la tarde, clamando por el país, Así se
podrían romper los yugos del vicio y la prostitución, los crímenes y otras obras del diablo que oprimen los
pueblos. Aún mas importante todavía, todos los concilios podrían unirse y proclamar un día de ayuno por
el país. Esto implica que cientos de iglesias de múltiples denominaciones estarían todo el día en ayuno
unidos espiritualmente clamando por liberación para los males del país. Ya es tiempo que los lideres de los
concilios se unan, y se unan para planear actividades espirituales como éstas que provoquen un impacto
espiritual en nuestro país. Dejemos ya de criticamos los unos a los otros y de contender hermano contra
hermano y unámonos en la batalla contra el enemigo común que es el diablo. Usemos en unidad espiritual
el arma mas poderosa del cristiano; la oración y el ayuno. Tenemos la formula. Si no actuamos seremos
responsables delante de Dios de tantas bendiciones que el país pudo haber recibido y no las recibió por la
indiferencia del pueblo de Dios. Proclamémos un día de ayuno todos los cristianos unidos en este país y
repitamos la actividad con frecuencia adecuada y veremos la gloria de Dios.

¿Queremos avivamiento? Entremos en el avivamiento. En la unidad, el ayuno y la oración esta la
respuesta. Hagamos lo que enseña la Biblia en Joel 2:15-27. Vivamos la palabra y caerá lluvia y todo
prosperara espiritualmente y materialmente. Así dice Jehova: “Paraos en los caminos y preguntad por
las sendas antiguas, cual sea el buen camino, y andad por él y hallaréis descanso para vuestras
almas. Mas dijeron: No andaremos”. Jeremías 6:16. Israel no obedeció y el juicio de Dios los alcanzó. Al
igual que Israel esta haciendo hoy día la iglesia actual, y si no nos tornamos ala senda antigua el juicio nos
alcanzará y miles de hermanos modernos tibios y mundanos se perderán. El profeta Jonás llevo mensaje
de juicio a la gran ciudad de Nínive, Jonás les gritó "De aquí a cuarenta días Nínive será destruida". Jonas
3:4. La gente de Nínive proclamaron ayuno y se humillaron a Dios. Y llego la noticia al rey de Nínive y éste
se despojo de sus vestiduras leales y se humilló a Dios y proclamó un ayuno llamando a todas las gentes y
los animales a entrar en ayuno sin agua ni alimento y a clamar a Dios y a convertirse de sus malos caminos
para que Dios apartara la ira y no los destruyera. Y vio Dios lo que hicieron y no lanzó juicio sobre la ciudad,
Jonás 3:5-10. Por el ayuno
y la humillación se salvaron 120,000 personas de la muerte. Aún los animales se quedaron sin comer. Hoy
en día hay hermanos que por causa de los animales no pueden quedarse un día de ayuno entero en la
iglesia. Ayune hermano de vez en cuando, con toda tu casa incluyendo los niños y los animales y saquen el
día para clamar y Dios le bendecirá en forma poderosa y le prosperará en todo y los niños y los animales se
colmaran de salud.

En 1 Samuel 7:5-14 la Biblia dice: “Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a
Jehová. Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua y la derramarón delante de Jehová, y ayunaron aquel día”.
Después de ese ayuno los filisteos vinieron contra Israel pero Samuel oro a Dios y Jehová tronó aquel día
sobre los filisteos, y los atemorizó y fueron vencidos por Israel. Y la mano de Jehová estuvo contra los
filisteos todos los días de Samuel y hubo paz. ¿Cúal era el secreto da Samuel'? Oro y ayuno y clamó al
pueblo a ayunar y a humillarse a Dios. Bienaventurados los lideres que hoy en día oren y ayunen y exhorten
al pueblo a orar y ayunar. Dios tronará a favor de ellos y les colmará de paz. EI libro de Ester 3:13 nos dice
que el rey envió cartas a todas las provincias con orden de destruir, matar y exterminar a todos los judíos
jóvenes y ancianos, niños y mujeres, en un mismo día, y de apoderarse de sus bienes. Era una sentencia
terrible. La orden estaba dada y parecía que nadie podía librar los judíos de total exterminio. En cada lugar
donde el decreto del rey llegaba, los judíos ayunaban y lloraban y se lamentaban. Y dice la Biblia que le
trajeron la notícia a Ester. Ella ordenó que reuniesen los judíos que estaban en Susa y ayunaran tres días sin
agua ni alimento. Ella también ayunó con sus doncellas por tres días para luego ver al rey. Al tercer día del
ayuno entró Ester en el patio interior de la casa del rey y cuando éste la vio extendió hacia ella el cetro de
oro en señal de gracia. Ella lo invitó a un banquete y el rey accedió. En el banquete el rey le prometió
contestarle cualquier petición.

Ester capítulos 4 y 5. Ester le pidió al rey que salvara la vida de su pueblo. Ester 7:3. El rey le concedió la
petición a Ester para que escribiese un edicto a favor de los judíos conforme ella quisiese. El edicto a favor
de los judíos los salvó. Ester 8:5-17. Lo que parecía muerte y destrucción para el pueblo judío se convirtió
en una gran victoria por el ayuno de todo un pueblo. Tres días de ayuno y oración sin agua ni alimento
salvaron toda una nación del exterminio. Es el sistema de la Biblia. Es el método prescrito por Dios. Usalo
para que obtengas grandes victorias espirituales y materiales de parte de Dios. En 1 Reyes 19 la Biblia nos
dice que después que Elías mato los profetas de Baal, la reina Jezabel le envió un mensaje amenazándolo
de muerte. Elías huyó al desierto y sentandose debajo de un enebro, le pidió a Dios que le quitara la vida.
Ahí se le apareció un ángel y le sirvió comida y agua. Elías se durmió pero el ángel lo despertó de nuevo y le
dió comida y agua y le dijo que largo camino le restaba. Elías caminó entonces cuarenta días y cuarenta
noches hasta llegar al monte de Horeb, el monte de Dios. Allí Jehová le habló y le envió a ungir los reyes
que reinarían sobre Siria y sobre Israel y a Eliseo para que fuera profeta en su lugar. Partió entonces de allí
Elías, hallo a Eliseo y le hizo llamamiento, Luego llevó palabra de juicio de parte de Jehová al Rey Acab por
causa de su pecado, a Jezabel por maldad. 1 Reyes 21: 17-24. Podemos notar que cuando Elías huyó al
desierto iba completamente derrotado y pidió hasta la muerte. Luego que ayunó 40 días y sus noches no
sólo llegó al mente de Dios, sino que lleno de valor y de fe fue y ungió a reyes, y al profeta Eliseo, y esta vez
se enfrentó a Acab y lanzó juicio contra él y contra Jezabel de la cual había huido antes. Los cuarenta dias
de ayuno trajeron una nueva unción al ministerio de Elías. Luego, ni la muerte pudo con él, pues Dios se lo
llevo vivo en un carro de fuego hacia el cielo.

Muchos ministerios hoy en día necesitan entrar en el ayuno del Señor para alcanzar el monte de Dios y una
nueva unción que produzca la plenitud del fruto que el Señor les quiere dar. Un hombre que oraba y
ayunaba hizo posible que el evangelio llegara a su casa y naciera la iglesia gentil. La Biblia dice que un
hombre llamado Cornelio, temeroso de Dios oraba y ayunaba como a las tres de la tarde. De pronto se le
apareció un ángel y le dijo que sus oraciones y limosnas habían llegado delante de Dios. El ángel le dijo, que
mandara a buscar a Pedro y él le traería palabras de vida. Cornelio era un gentil, sin embargo su sinceridad
hacia Dios hizo que este le oyera. Tenemos que considerar también que sus oraciones y limosnas estaban
acompañadas de ayuno. Hechos 10:30-3. Respondiendo al llamado de Dios, Pedro vino a casa de Cornelio
y les predicó a Jesús como único y exclusivo Salvador. Aún sin terminar el mensaje, el Espíritu Santo
descendió como en Pentecostés y los gentiles fueron llenos del poder de Dios. Hechos 10:44. Ahí nació la
iglesia gentil,
la iglesia de la actualidad. Un hombre que oraba y ayunaba i provoco esta poderosa bendición. Observa
que la iglesia judía nació en Pentecostés. Ciento veinte creyentes hacia diez días que esperaban apartados
con Dios. La iglesia gentil nació por el ayuno y la oración de Cornelio que hacia mucho tiempo clamaba a
Dios. La oración y el ayuno fue responsable del nacimiento de la iglesia de Jesucristo. Cristo compró en la
cruz los creyentes con sangre El hizo el sacrificio sublime. El abrió la puerta, pero para poder entrar hubo
que orar, ayunar y humillarse a Dios.